Las huellas dactilares permiten identificar a la presunta autora de un delito de allanamiento de morada y hurto

Al parecer, la denunciada anteriormente también había sustraído dos cadenas de oro, mediante el ‘abrazo cariñoso’

mayores

La Comisaría de Burgos recibió, según se ha conocido este viernes, hace unos días una denuncia sobre un presunto delito de allanamiento de morada y hurto. La presunta autora es una mujer, que fue finalmente identificada, por la huellas que dejó en la vivienda. La acusada acumula varios antecedentes policiales, por delitos contra el patrimonio.

La denuncia partió de un matrimonio mayor, residente en una vivienda de doble planta, fueron alertadas telefónicamente por un familiar gracias al sistema de videovigilancia que tienen instalado, de la presencia de una mujer desconocida en una de las habitaciones de la casa, revolviendo varios cajones. La propietaria, inmediatamente se dirigió hacia la habitación, localizando a la mujer, a la que reconoció e increpó, por ser la persona que unos quince días atrás, la había abrazado a la salida de su casa, sustrayéndola dos cadenas de oro, mediante la modalidad delictiva del ‘abrazo cariñoso’.

La intrusa, respondió que ella no había hecho nada y se marchó de la casa apresuradamente en un vehículo que estaba esperándola en la calle y que conducía otra mujer.

La Policía Nacional realizó una inspección sobre las superficies posiblemente manipuladas por la presunta autora, hallando una huella digital, que no pertenecía a ninguno de los moradores de la vivienda, con la que se consiguió la identificación de la mujer que había entrado en la casa sin el consentimiento del matrimonio y que además sustrajo 40 euros de una cartera que estaba en un cajón.