ARCHIVADO EN

Las hojas cubren las aceras y descubren la falta de diligencia a la hora de limpiar

Hojas en las aceras Calle Briviesca

Las hojas secas cubren las aceras de Burgos. Una muestra más de la falta de limpieza en las calles de la ciudad. El Equipo de Gobierno arrancó el mandato con una campaña de limpieza a chorro en muchas zonas de la ciudad, para vender la preocupación municipal por la imagen de la ciudad.

Pero acabado el verano, vuelven los problemas habituales del otoño: hojas que caen de los árboles y el inevitable viento que las mueve.

Ver los jardines o las orillas del río cubiertas de un manto ocre puede ser bucólico pero cuando el problema se traslada a las aceras, evidencia una dejadez en el trabajo.

Urbaser, la empresa encargada de la limpieza, está recibiendo muchas críticas por su trabajo también ante esta circunstancia, que por cierto no es ni nueva ni extraordinaria.

El problema está en que no se ha reforzado el personas para la limpieza de hojas. Son las mismas personas que barren las calles las que, a mayores, tienen que afrontar la recogida de hojas. Una tarea que se puede volver imposible en determinados momentos, sobre todo si el viento sale muy otoñal.

Insistimos, no es nada imprevisible, el otoño llega cada año y con las mismas consecuencias.

Las hojas sobre las aceras pueden convertirse, además en problema de movilidad. Si llueve, nada descartable en otoño, se vuelven resbaladizas y peligrosas. Lo son en carriles bici y lo son también en aceras y demás espacios de tránsito peatonal.

Por eso, la excusa de que se limpiaron hace 3 días o de que el viento no da tregua, no tiene cabida para la exigencia ciudadana.

ARCHIVADO EN
OTRAS NOTICIAS