Las denuncias falsas pueden salir muy caras

GUARDIA CIVIL PASIONATA

Denunciar falsamente hechos que no han ocurrido tiene consecuencias penales. Así lo recuerda la Guardia Civil que incide que la ley contempla sanciones de hasta 6000 euros y penas de prisión que pueden llegar hasta los 3 años.

A eso se suman los antecedentes que pueden limitar durante años el acceso a puestos de trabajo, por ejemplo, en la administración pública.

Esto implica alertar a las autoridades con avisos inventados, que entre otras cuestiones, supone ocupar a agentes de las fuerzas de seguridad en cuestiones inexistentes mientras podrían estar en otras tareas. Una acción que, junto con la denuncia falsa podría conllevar otras como alteración del orden público o incluso obstrucción a la acción de estos cuerpos en la resolución de otro posible incidente real.

La Guardia Civil no olvida el ámbito digital, recordando que pese a la falsa sensación de anonimato que existe en Internet, existe algo denominado «huella digital», que sirve para perseguir falsas denuncias, así como timos, ventas fraudulentas o cualquier tipo de estafas.