Las altas temperaturas amenazan la agricultura

Los valores de tempertauras máximas seguirán siendo anormalente altas

Las cerezas podrian verse afectadas seriamente
Las cerezas podrian verse afectadas seriamente

La ciudad de Burgos alcanzó el pasado sábado la temperatura más alta de su historia en un mes de enero, superando en una décima los 19ºC registrados en 1944. Este periodo de altas temperaturas, más propias de abril, o incluso del mayo burgalés, tiene unas dramáticas consecuencias para el campo.

La agricultura se ve cada vez más afectada por una serie de anomalías climáticas que están ocurriendo a un ritmo preocupante. Estas alteraciones, además de su magnitud creciente, se están produciendo a una velocidad que dificulta la adaptación de los cultivos, lo que resulta en un menor rendimiento y productividad. La floración está ocurriendo de manera desincronizada, adelantándose en semanas, lo que provoca un importante riesgo de que alguna helada, tardía o no tan tardía, arruine los cultivos.

En estos días, por ejemplo, estamos presenciando casi la floración de árboles frutales, adelantándose más de un mes en su ciclo habitual en nuestra provincia. La suavidad térmica, e incluso el calor inusual, tiene como consecuencia la reducción de las horas de frío necesarias para el crecimiento vigoroso de las plantas. Cada especie tiene un requisito mínimo de estas horas/frío.

En cultivos como el trigo y cebada, las altas temperaturas también tienen consecuencias negativas. El adelanto en los altos valores térmicos, aceleran su crecimiento, lo que afecta negativamente al grano. La anticipación en la llegada de los altos valores acortan el llenado de granos, resultando un menor peso final y una reducción del rendimiento por hectárea.

El pronóstico meteorológico a corto y medio plazo no es optimista, con temperaturas anormalmente altas. Para esta semana, en la provincia de Burgos, se caracterizará por brumas y bancos de niebla matinales, temperaturas máximas por encima de lo normal para la época del año; las mínimas serán las habituales de la época con algunas heladas débiles, y no se esperan precipitaciones. Esta situación se espera que se mantenga durante las próximas semanas, exacerbando los impactos en la agricultura.

Este patrón climático se ajusta al contexto del calentamiento global, donde las anomalías cálidas son cada vez más frecuentes, superando a las frías. Esto se traduce en registros continuos de altas temperaturas y en impactos significativos en la agricultura y otros sectores.

OTRAS NOTICIAS