ARCHIVADO EN

La Unión Burgalesa de Hostelería muestra su «absoluta disconformidad» con el pronunciamiento del TSJCyL sobre la sentencia del Centro de Creación Musical

Hangar-Barras-de-Bar

La Unión Burgalesa de Hostelería ha mostrado este martes su «absoluta disconformidad» con el pronunciamiento del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, en referencia a su reciente sentencia del pasado 15 de enero de 2016 en relación con el Centro de Creación Musical.

Desde la Unión Burgalesa de Hostelería defienden que la empresa gestora del Hangar está haciendo uso de una licencia que ni cumple con lo legalmente establecido en la Ley de Espectáculos de CYL, ni responde a la finalidad para la que se construyó el Centro de Creación Musical.

Es más, añaden, en ningún momento se anunció publicamente que el objeto de la licencia era el propio de una Sala de Fiestas, como tampoco se adoptó en la solicitud esa nomenclatura, que es algo a lo que obliga la Ley de Espectáculos.Aquí s epidió licencia para una actividad que era desconocida para los profesionales del sector, «de Centro de Producción y Creación Musical», para finalmente luego decir que el uso pretendido era el de Sala de Fiestas.

Es un proceder, insisten desde el colectivo, «corrupto y vergonzoso», tanto del Ayuntamiento como de la Junta de Castilla y León, que cuenta además con un inesperado socio en los Tribunales de Justicia.

De manera contraria a lo fijado en la Ley y exigido a todos los hosteleros de nuestra región, añaden, la sala de lo contencioso administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, entiende que para la concesión de la licencia sí se ha seguido el procedimiento previsto en la norma y, por lo tanto, desestima el recurso de apelación al respecto. ¡Qué vergüenza!

En ningún caso, y de manera contraria a como se ha podido decir, la sentencia legitima la licencia del Centro de Creación Musical, tan solo entiende que el recurso presentado no de ajusta al hecho planteado, puntualizan desde la Unión Burgalesa de Hostelería.

El colectivo prosigue asegurando que más llamativa es la segunda parte de la sentencia, la que hace referencia a las barras de bar portátiles existentes en el interior del centro. La propia Policía Local ya emitió un informe en el que se ratificaba la existencia de las mismas y la ausencia de licencia que lo permitiese. La sentencia del TSJ inadmite el recurso al respecto “por haberse interpuesto fuera de plazo”, es decir, ni siquiera se ha preocupado de otorgar una tutela judicial efectiva al caso y se ha inadmitido el recurso formulado a este respecto, sin pronunciamiento sobre el fondo.

«No puede decirse por tanto, que la sentencia, legitime o valide en modo alguno la colocación de dichas barras de bar», recalcan.

Desde la Unión Burgalesa de Hostelería consideran que el caso del Hangar es un ejemplo «lamentable e indeseable» para todo el sector de la hostelería burgalesa y un motor de competencia desleal que no tiene ni explicación ni justificación alguna.

ARCHIVADO EN
OTRAS NOTICIAS