La tarta del VIII Centenario acaba en la basura

El destino de la tarta debiera haber sido su reparto entre la ciudadanía, sin embargo el Ayuntamiento no lo autorizó

Foto: redes sociales
Foto: redes sociales

La tarta conmemorativa elaborada con motivo del VIII Centenario de la Catedral acabó en la basura. Según ha podido conocer Canal 54, una vez finalizado el acto, los pasteles acabaron en el contenedor.

Las fuentes consultadas por esta casa, apuntan a las altas temperaturas, y a la falta de capacidad de la organización para haber repartido a posteriori los 9.000 trozos del dulce, lo que obligó a su destrucción, salvo unas decenas de raciones que fueron entregadas entre los niños y voluntarios que participaron en el acto.

Cabe preguntarse si en este momento de especial dificultad para cientos de familias, no se podría haber abortado la elaboración de la misma para evitar ese despilfarro, o en su defecto haber ideado algún sistema de reparto que no hubiera acabado con las porciones en la basura. A pesar de las declaraciones del Alcalde, tampoco ninguna de las asociaciones benéficas, con la que ha contactado Canal 54, les fue ofrecida ninguna tarta para su distribución o consumo.

La tarta, fue elaborada fruto del trabajo de una treintena de reposteros de la ciudad, que confeccionaron previamente trescientas tartas individuales, que posteriormente se ensamblaron, con la finalidad de formar un pastel gigante con forma de ocho y dos ceros (800).

El destino de la tarta debiera haber sido su reparto entre la ciudadanía, sin embargo el Ayuntamiento de Burgos no lo autorizó, dando cumplimiento a las medidas adoptadas por la Junta de Castilla y León el pasado lunes, que instaban a evitar cualquier tipo de aglomeración. Hecho que contrasta con la permisividad de la institución municipal, que sí permitió la celebración de los actos centrales del aniversario de este martes, lo que supuso la aglomeración de miles de personas, incumpliendo la normativa aprobada por la Junta desde ese mismo día.

OTRAS NOTICIAS