La procesión del Curpillos esquiva la lluvia

Procesión Curpillos Las Huelgas

Las previsiones meteorológicas no se cumplieron y la lluvia permitió que la procesión del Curpillos se celebrara con absoluta normalidad. Tan solo cabe destacar la ausencia de los Gigantones, que no acompañaron en esta ocasión al Gigantillo y a la Gigantilla, por si acaso los peores augurios se cumplían.Por lo demás, las principales autoridades civiles, militares y religiosas volvieron a darse cita en el Monasterio de Santa María Real de las Huelgas para procesionar después, por las calles del barrio de las Huelgas.Y mientras en el interior, tiene lugar a puerta cerrada la celebración litúrgica, accesible solo para unos pocos privilegiados, el Grupo de Danzas de María Ángeles Sáiz deleita al público asistente con bailes tradicionales. Gracias a la dulzaina, el tambor y las castañuelas que vienen de la mano de María Ángeles Sáiz, la espera hasta el inicio de la procesión se hace corte, máxime cuando, de nuevo, ésta ha comenzado con más de veinte minutos de retraso. Otro clásico.

Previo a la misa, el alcalde de Burgos, Javier Lacalle, ha deseado un feliz Curpillos a todos los burgaleses y, curiosamente, ha pedido que se consuma alcohol con moderación, cuando parece que lo más adecuado (y legal)  en un responsable público es no incitar al consumo de alcohol, dando por hecho que eso es lo que hay que hacer.TODO EL CURPILLOS EN CANAL 54

Este viernes, a partir de las 21.30 horas, podrás disfrutar de un programa especial de Escritorio Loca. Además de la procesión del Curpillos, podrás adentrarte en el parque del Parral.
Contaremos con entrevistas a algunos de los principales actores de esta jornada tan especial como la inconfundible María Ángeles Sáiz, el Presidente de la Federación de Fajas y Blusas, Miguel Santamaría o las reinas de Burgos, Laura Carrera y Laura Fernández, que hoy asisten a su último acto oficial.