La prisión de Burgos cuenta con un déficit de 50 plazas, acentuado mayoritariamente en vigilancia interior

La directora del centro penitenciario de Burgos, Elena Ramos, ha trasladado que en la relación de puestos de trabajo de la prisión de Burgos, existe actualmente un déficit de 50 plazas.

Este déficit, se hace especialemente visible en el departamento de vigilancia interior. Ramos ha querido reseñar que pese a que no se cubran las vacantes, el número actual de internos, entre los 300 y los 400, es inferior al que se ha llegado a tener en determinadas ocasiones, llegando hasta los 500.

Por ello, espera que con las ofertas de empleo público, que este año ha sumado 1850 trabajadores al sistema penitencicario, en los años venideros la cárcel de Burgos pueda sumar entre 10 y 20 efectivos a la plantilla, algo que Ramos ha destacado que «sería muy positivo».

Además, ha destacado que el déficit de personal que vive el centro de Burgos, se debe en gran medida «a un problema estructural», ya que la edad media de los funcionarios es muy alta, situándose en los 53 años.

El centro penitenciario de Burgos cuenta en la actualidad con 250 funcionarios, de los que 109 pertenecen a vigilancia interior, 12 en el sector sanitario, 16 son técnicos y el resto realizan labores de administración.

OTRAS NOTICIAS