La población extranjera en Burgos ha descendido con respecto a 2016

Burgos
Imagen de Archivo de FAE

La provincia de Burgos sigue perdiendo población tanto nacional como extranjera. Esta es la principal conclusión del Informe de Evaluación de la Inmigración en Burgos entre 2016 y 2017, desarrollado por la Confederación de Asociaciones Empresariales de Burgos (FAE), que refleja una pérdida del 0,75% con respecto a 2016. Los datos indican que esta pérdida es más acusada en población extranjera, con una bajada del 5,16%, frente al -0,42% de la población española.

La población extranjera en Burgos se describe como una población activa, y en edad de trabajar, con un 80,3%, aspecto que contrasta con el gran volumen de población extranjera con edades avanzadas. La diferencia de género en la provincia burgalesa refleja un predominio de población extranjera masculina frente a la femenina, 12.275 hombres y 11.960 mujeres, aunque durante este último año la diferencia se ha reducido.El Delegado Provincial del Ecyl, Fernando Millán, ha explicado que los datos reflejan que la población inmigrante en Burgos no tiene muchas dificultades para acceder a la contratación. En 2017 se han firmado 18.800 contratos entre la población inmigrante, es decir, el 15% del total de los contratos. Sin embargo, tiene el doble de dificultades que la población nacional al acceder a las acciones formativas, ya que únicamente el 7% a realizado algún tipo de curso para mejorar su formación.Por sectores, la contratación a trabajadores extranjeros en la provincia refleja que el sector predominante sigue siendo el servicios, con más del 49%, aunque ha descendido respecto al año anterior. El sector industrial continúa su crecimiento y llega al 16% de la contratación. El sector de la construcción por su parte, ha perdido contratos respecto a 2016, mientras que el sector agrícola ha visto incrementado su número de contratos pasando de un 25% a un 29% de la contratación.

Otra de las conclusiones de este estudio es el gran impacto en las contrataciones fruto de la cuarta revolución industrial, donde la inteligencia artificial y la robótica sustituya a más de la mitad de las contrataciones actuales. El director gerente del Instituto Tecnológico de Castilla y León (ITCL), Jose María Vela, advierte de que «hay que estar atentos a los cambios», que afectarán sobre todo al sector industrial y a los puestos con menor cualificación, por lo que será necesario invertir en acciones de formación para adaptar la la población inmigrante a los nuevos cambios e innovaciones tecnológicas.

Burgos es la ciudad de Castilla y León con mayor número de población extranjera, y con mayor número de inmigrantes afiliados a la Seguridad Social dentro de Castilla y León. Las principales razones, según advierten, son una mayor demanda en el sector industrial y agrario, un mayor dinamismo y más posibilidades de contratación que en el resto de las provincias. Sin embargo, se advierte un descenso de extranjeros residentes en Burgos, que están decidiendo migrar a otras ciudades, sobre todo Madrid, alcanzando el 7,59%.

loading...