La Plataforma por el Tren Directo denuncia un nuevo desplante de ADIF y Fomento

tren descarrilado

La Plataforma por el Ferrocarril Directo Madrid-Burgos denuncia la ineficiencia de ADIF al no habilitar la línea Madrid-Burgos tras haber un derrumbe en la de Madrid-Hendaya por Valladolid en el tramo entre Zarzalejo y Robledo; lo que provocó que las comunicaciones ferroviarias de Castilla y León con todo el Sur peninsular y con Madrid quedasen cortadas durante tres horas.

El accidente ocurrió este viernes, 18 de septiembre, sobre las 7:00 horas, cuando un tren descarrilaba. Más tarde, sobre las 10:00 horas se producía un derrumbe de un muro de contención sobre la misma vía, que fue solucionado a mediodía. Por último, sobre las 12:00 horas se restableció el tráfico sobre una de las vías de ferrocarril con una limitación de 30 Km/h.

Este suceso no es la primera vez que pasa, el año pasado por ejemplo, ADIF también se vio obligada cortar las conexiones entre el noroeste y el suroeste peninsular debido a una climatología adversa.

En este sentido, la plataforma considera que la falta de soluciones pone en manifiesto que “ni Fomento ni ADIF han tenido nunca una estrategia ferroviaria para mejorar la competitividad industrial del País y que al gasto de 55.000 millones de AVE parece que habría que sumar ahora según Isabel Pardo de Vera; otros 16.000 para mejorar las líneas convencionales. Parece que desde el rescate del 2007 no hemos aprendido nada ni tan siquiera el ahorro de hasta 465 millones de Euros/20 años que se podían estar ahorrando según el estudio de FAE Burgos elaborado por Ingiter en 2015, ya que en 2020 pagaremos la ineficiencia de 30 años también con dinero prestado del rescate europeo y todo ello al parecer sin responsabilidades por el perjuicio económico que acarrea”.

Asimismo, el colectivo señala que hay una total falta de recursos por parte de la Junta y de Fomento, para con esta línea, reconocida junto con la de Valladolid, como corredor ferroviario E-07 por el comité interno de la Comisión Europea.

Por último, la agrupación se lamenta que esta decisión deje a la cola de la competencia industrial a Aranda de Duro y la ribera del Duero en estos tiempos de crisis, donde muchos puestos de trabajo corren el riesgo de desaparecer.