La parte socialista del Equipo de Gobierno, la que está investigada por prevaricación, se bunkeriza

Junta de Gobierno Local, Daniel de la Rosa_opt

La parte socialista del Equipo de Gobierno lleva esquivando entrevistas desde finales de 2020. Una situación sospechosa en un partido político que presume de transparencia y de gobernar para la gente.

Desde hace semanas, los concejales que gobiernan la ciudad, se vienen negando sistemáticamente a rendir cuentas a los ciudadanos a través de entrevistas. Una situación que no es casual. Desde el área de comunicación del Grupo Municipal Socialista han confirmado a esta casa que «por el momento» no van a dar entrevistas.

Una situación atípica, extraña y rompe la tarea de fiscalización de los gobernantes a través de los medios de comunicación. Y no es la única situación con la que el Gobierno de De la Rosa evita rendir cuentas.

Desde hace mes, el primer edil tiene prohibidas las ruedas de prensa presenciales en el Ayuntamiento de Burgos. Ni las dan sus concejales ni se las permite dar a los demás. De esta forma, se cercena considerablemente la posibilidad de realizar preguntas, se evitan respuestas, y se complica la réplica y la contra pregunta en caso de que las respuestas no se consideren suficientes o no se responda a lo que se pregunta, un clásico de la clase política.

Así pues, aquel Daniel de la Rosa que portaba la bandera de la transparencia se ha convertido en un ser que solo pasea su prepotencia en sus redes sociales, donde puede eliminar los comentarios críticos y escucharse sólo a sí mismo.

Eso sí, el excelentísimo alcalde no pierde la oportunidad de acudir semanalmente a la televisión del expresidiario Michel Méndez Pozo, donde blanquea un rato su imagen.