La pandemia no entiende de Santos

san lesmes, gente, baile 1

La pandemia de coronavirus se vuelve a llevar por delante las primeras celebraciones del calendario burgalés.

El santoral nos recuerda cada 17 de enero que hay una cita relevante para comenzar el año en la ciudad, la festividad de San Antón. Cada anualidad, la cofradía que lleva su nombre congrega a miles de burgaleses y foráneos en Gamonal en torno al popular guiso de titos pero en esta ocasión no podrá ser.

Los cofrades tendrán que conformarse con recordar a su patrón de un modo mucho más discreto, alejado de aglomeraciones.

San Julián será el segundo Santo en no celebrarse. Los vecinos de este barrio de la capital cada año conmemoran la onomástica de su patrón, el 28 de enero, pero en esta ocasión la situación epidemiológica obligará a reducir a la mínima expresión los actos.

La tercera festividad que la pandemia se llevará por delante será la de San Lesmes, patrón de Burgos.

Los burgaleses recuerdan al Santo francés cada año el último domingo de enero, aunque su onomástica es el día 30.

La plaza de San Juan tampoco lucirá este año engalanada, ni acogerá el tradicional baile de Mariángeles Saiz y el reparto de panecillos porque la crisis sanitaria también ha abocado a la cancelación de su celebración.