ARCHIVADO EN

La OSBU inaugura un nueva década con la interpretación de las obras de Strauss

Javier OSBU

Tras los actos de celebración de su décimo aniversario, la Orquesta Sinfónica de Burgos inaugura este miércoles en el Fórum Evolución un nuevo decenio con la interpretación, por vez primera, de un programa integrado en su mayor parte por obras de la familia Strauss.

Se trata de un repertorio que, debido a la celebridad del Concierto de Año Nuevo de la Orquesta Filarmónica de Viena, se encuentra ligado ya de forma irremediable a las fiestas navideñas y de año nuevo. El repertorio está formado por obras de los Strauss que manifiestan el torrente artístico creador de sus autores, que no tiene parangón en la historia de la música. El hecho de que la esencia melódica sea evidente, lejos de constituir una contrariedad, ofrece la posibilidad de reconocer un grado altísimo de inspiración melódica y armónica, además de un inteligente y equilibrado manejo de los timbres.

Pero, en este concierto de la Orquesta Sinfónica de Burgos hay un rasgo que le diferencia del de año nuevo en Viena, la agrupación que dirige Javier Castro incluye dos partituras que, por su frescura y su innegable calidad artística, podrían verse añadidas en el concierto vienés, especialmente si algún día un director español ocupara aquel podio. Se trata de los preludios de El tambor de granaderos y de La revoltosa, del villenense Ruperto Chapí (1851-1909), dos brillantes fragmentos que cada día gozan de mayor popularidad y aceptación en Europa y América.

Y, además, este concierto presenta otro aliciente para el espectador: la colaboración del Ballet Antología que dirige Mayte González Bayona. La agrupación de danza ilustrará con sus coreografías algunos de los pasajes musicales del concierto, con motivo del vigésimo aniversario de su creación.

ARCHIVADO EN
OTRAS NOTICIAS