ARCHIVADO EN

La organización de las Fiestas más preocupada por Canal 54 que por su propio trabajo

Espectáculo Infantil Fiestas Burgos San Pedro Espolón Teatro

Por vigesimo noveno año consecutivo, Canal 54 está acercando las fiestas de Burgos a todos los burgaleses. A aquellos que no tienen otra forma de disfrutar las fiestas, por que no pueden moverse de casa; a los que viven fuera pero su burgalesismo les puede; a los las viven en la calle y las reviven después…a todos.

Este año, además, pulsando la opinión de los burgaleses en directo, no solo a través del teléfono, los mensajes de texto o Whatsapp, sino también, micrófono en mano en puntos como el mercadillo, la bajada de las peñas, las barracas o la feria de tapas.

Y aunque hay opiniones para todos los gustos, lo cierto es que predominan las críticas. La nueva ubicación de los fuegos hace difícil verlos a pie de calle, e incomoda a los vecinos del entorno por las restricciones de acceso a sus viviendas; las barracas coleccionan críticas tanto de los burgaleses como de los propios feriantes; la duración de la Cabalgata molestó a muchos; la improvisación del «homenaje» a las casas regionales quedó deslavada y deslucida por todas partes; el alcalde recibió una sonora pitada en el Coliseum el día de San Pedro; el reparto de pañuelos y programas fue criticado por el horario, por la cantidad, por las formas y prácticamente por todo; la coincidencia de horarios tampoco ha sido del agrado de muchos; la calidad-precio de las tapas está en cuestión y una larga lista de etcéteras que no parece preocupar a la organización.

Lo que sí ha inquietado a alguna persona es que Canal 54 entreviste a los actores y actrices de los espectáculos infantiles 15 minutos antes de su actuación. Parece que el Ayuntamiento de Burgos desea ahora imponer los horarios de trabajo de la televisión local, privada, de Burgos porque, a su juicio, estas entrevistas son las responsables de que estos espectáculos no empiecen puntuales.

Esto no es cierto, pues los espectáculos infantiles que se celebran entre los cuatro reyes a las 19.00 horas siempre han empezado a su hora. No así los fuegos artificiales, que rara vez empiezan a las 23.30 en punto (sin mencionar la chapuza del primer día con una sesión que acabó y empezó varias veces); tampoco los espectáculos infantiles de Islantia, donde es habitual encontrarse retrasos de 3 o 5 minutos sin que nadie entreviste a nadie en los instantes previos; no parece inquietar mucho al Ayuntamiento que algunas peñas se instalen un día tras otro en la misma terraza con una discomóvil sin entender muy bien a qué autorización concreta han tenido acceso.

Lo que inquieta a nuestro ilustre Ayuntamiento son las entrevistas de Canal 54. Y como de organización van sobrados, porque saben hacerlo todo tan bien, se permiten aconsejar a esta casa como hacer su trabajo, porque en 29 años aún no hemos aprendido. Nos recomiendan contactar telefónicamente con los grupos, idea brillantísima como pocas, si no fuera porque, en esta edición, el Ayuntamiento de Burgos no ha facilitado los contactos de los grupos que participan en las fiestas de Burgos. Tarea, por cierto, que en otras anualidades cuesta bastante porque el Consistorio burgalés recela de dar el contacto de los grupos, debido a que hace años alguien metió la pata y nos entregó a todos los medios de comunicación el número de teléfono equivocado de un médico que nada tenía que ver con grupos musicales o de teatros y el hombre, como es lógico, se enfadó.

Más le valiera al Ayuntamiento preocuparse por lo suyo. Por ejemplo, por evitar la polvareda que se monta en algunos espectáculos de la Isla, o por colocar algún tipo de papelera en las paradas de los autobuses lanzadera de las barracas, o por evitar que los niños se queden fuera de los espectáculos infantiles porque su espacio lo están ocupando adultos. Quizás una vez que se resuelvan las cosas que piden los burgaleses, puedan entonces meter sus narices en el trabajo de las empresas privadas que difunden las actividades de las fiestas sin haber podido organizar el trabajo con antelación porque el programa se dio a conocer en el tiempo de descuento, sin facilitar órdenes de cabalgata y ofrenda o escaletas de pregón y bota y sin, tal y como ya hemos dicho, los datos de contacto de los grupos y empresas que trabajan en estas fiestas. Del veto a las cámaras de Canal 54 en la corrida del pasado 29 de junio ya hablaremos en otra ocasión.

ARCHIVADO EN
OTRAS NOTICIAS