La negociación por el convenio del metal sigue en punto muerto

Alcalde Martín Cobos Polígono Industrial

Los sindicatos han mantenido una nueva reunión con la patronal para la negociación del nuevo convenio del metal donde no han acordado soluciones concretas, por lo que se volverán a reunir el 3 de julio.

La nueva propuesta que ha lanzado la patronal, representada por Femebur (Federación de Empresarios del Metal de la Provincia de Burgos) a los sindicatos, ha tenido que ver de nuevo con la problemática de la cláusula de revisión de los salarios en función del Índice de Precios al Consumo (IPC), una cláusula que los sindicatos no quieren eliminar y quieren que sea revisable en relación a dicho índice.

En relación a esta materia, la nueva proposición de la patronal ha sido muy similar a lo que comunicaron en el último encuentro, salvo la excepción de tener en cuenta el IPC para el tercer año del convenio, en 2025, cuando en la última reunión que mantuvieron abogaban por eliminarla ese tercer año. De esta manera, los incrementos salariales qudarían de la siguiente forma: en 2023 se subirían un 0,5% sin posibilidad de revisión; en 2024 aumentarían un 1,5% sin posibilidad de revisión; y en 2025 subirían otro 1,5% con revisión al IPC pero tope del 2%.

Además, otras de las medidas ofertadas por parte de la patronal en relación con otros términos del convenio han sido fijar la antigüedad a un máximo de tres quinquenios y ligar a un índice de absentismo por determinar el complemento de incapacidad laboral (IT) por enfermedad común. Los sindicatos ya acordaron en su última concentración de que no iban a pasar por renunciar a estos derechos que afectan a más de 13.000 burgaleses de toda la provincia. Por último, Femebur ha añadido que no quieren dialogar ni discutir ni de la subrogacion ni de rebaje de jornada, cuando los sindicatos se respaldan en que son las empresas las únicas que se están lucrando en estos años tan convulsos.

Es por ello que, tras haber trasladado estas propuestas, los órganos sindicales siguen considerando «inaceptables» las cantidadades ofrecidas ya que quedan muy lejos de cualquier acuerdo justo y en el que la pérdida de poder adquisitivo sería muy elevada. La parte social sigue exigiendo que para pactar incrementos moderados hay que establecer una revisión que tenga en cuenta la subida del IPC, puesto que según ellos supone un «evidente riesgo» establecer aumentos tan bajos sin ningún tipo de cláusula, tal y como propone la patronal.

En cuanto a la antigüedad, también han manifestado su desacuerdo ante cualquier recorte que se pudiera llevar a cabo; y respecto a los complementos por incapacidad laboral les han explicado detalladamente una fórmula que sea más justa y atienda mejor sus necesidades.

Ante la negativa a aceptar dichas propuestas, ambas entidades se han vuelto a emplazar para otra reunión el próximo 3 de julio para poder valorar nuevas propuestas por ambas partes.

OTRAS NOTICIAS