La «movilidad» en Burgos va a 20 km por hora

carril bici_opt

La aplicación de la nueva Ordenanza de Movilidad, que entró en vigor a primeros de año, sigue avanzando a ritmo de vehículo en una calle peatonal, muy lentamente y dando prioridad a todo lo demás.

El concejal de movilidad, Josué Temiño, ha asegurado que en las próximas semanas se continuará la colocación de sustitución de los vinilos en todas las señales de velocidad de las calles que pasarán de 50 kilómetros por hora a 30.

Nada ha explicado el concejal acerca de cómo afectará esto a las líneas de autobuses. Y es que, tal y como han denunciado grupos municipales como Vox o el Partido Popular y como ha podido comprobar cualquier ciudadano, los autobuses urbanos circulan por encima de los 30 kilómetros por hora en los ciclocarriles habilitados ya en la ciudad.

Precisamente al respecto de estos carriles, Temiño ha asegurado que, pese a llevar casi dos meses activos, van a esperar aún un par de meses más para conocer su funcionamiento.

La idea de mezclar en un solo carril al vehículo más frágil de la movilidad, las bicicletas, con el más robusto, los autobuses, ha recibido ya no pocas criticas tanto en el propio Ayuntamiento como en redes sociales.

Los meses siguen pasado y todavía no están claras qué parte de la ordenanza de movilidad es imperativo cumplir y qué parte no.

loading...