La mascletá de Ayala expulsará del himno a personas con hipersensibilidad y dañará la Catedral

Un estudio de la Universidad de Alicante concluye el daño de las mascletás en los monumentos cercanos

Himno a Burgos San Pedros Pregón Infantil (Junio 2023)

La alcaldesa de Burgos, Cristina Ayala, volvió de su visita a las fallas con un montón de ideas bajo el brazo. Nada original, dicho sea de paso.

La regidora municipal rescata las mascletás en la ciudad, que ya tuvieron su oportunidad y fracasaron en el pasado. Y lo hace sin tener en cuenta que existen personal con una sensibilidad especial a este tipo de ruidos. Por un lado están aquellas personas que sufren de fonofobia. Pero no son las únicas. Los expertos recuerdan que las personas mayores, las que tienen déficit cognitivo, autismo o enfermedades mentales e incluso los bebés son quienes más sufren este tipo de espectáculos. Esto obliga a todos ellos, a no asistir este año al canto del Himno a Burgos o, de acudir, a marcharse corriendo.

También las mascotas sufren mucho este tipo de estruendos. El propio Ayuntamiento lidera campañas contra los petardos en navidades precisamente en esta línea.

Las personas, en el mejor de los casos, pueden marcharse, aunque no deja de ser vergonzoso que tengan que huir de su propio Ayuntamiento.

Quien no puede marcharse es la Catedral de Burgos, que vivirá en primer plano la mascletá.

No hace mucho, la Universidad de Alicante, una tierra acostumbrada a mascletás y espectáculos pirotécnicos, recogía en un estudio que estos eventos dañaban los monumentos y las edificaciones.

De la propia investigación se concluyó que los niveles de vibración que se registraban, tanto en el suelo como a varios metros de altura, se superaban los límites de estándarse internacionales y nacionales.

Precisamente, el anterior Equipo de Gobierno tuvo que echar marcha atrás su propuesta de tronada para el día 29 de junio por la incoherencia municipal entre esta iniciativa y sus campañas contra los petardos.

El programa de participación de esta casa, Repaso a Burgos, recibía la semana pasada una llamada de atención sobre los conciertos que se celebran en la plaza de la Catedral, precisamente, por los niveles de vibración que genera la música. Un día después, la alcaldesa lanzaba su propuesta «bomba».

OTRAS NOTICIAS