La maltrecha rehabilitación de la antigua estación de trenes parece llegar a su fin

remodelación estación trenes

La alcaldesa en funciones de Burgos, Gema Conde, ha visitado esta mañana las obras de rehabilitación de la Antigua Estación de Trenes. Unas obras que como ha señalado Conde, están «próximas a su fin» después de haber sufrido modificaciones, haber perdido parte de los fondos URBAN y llegar con varios meses de retraso.

Conde ha destacado que previsiblemente las obras podrían concluir en el mes de septiembre, ya que tan sólo quedan labores de instalación de sistema de climatizan, de electricidad, retoques ne fachada y las pertinentes pruebas para verificar que todo funciona.

Este nuevo espacio está dotado con más de 2.000 metros cuadrados útiles, repartidos en dos plantas. La planta baja servirá para albergar un espacio dedicado a actividades socioculturales y lúdicas para la infancia y la primera planta para actividades juveniles, y se habilitará un espacio dedicado a las nuevas tecnologías. Además, se ha creado un espacio entre plantas, donde se podrían ubicar los servicios de gestión del edificio.

Hay que recordar que este edificio salió en un principio con una licitación de 2,73 millones de euros, de los cuales, 2,5  iban a ser financiados con fondos URBAN. Finalmente y debido a los retrasos en  la puesta en marcha de las obras, y con un modificado presupuestario que obligo a incrementar el presupuesto en hasta tres millones de euros, el Ayuntamiento de Burgos perdió parte de esa financiación de fondos, pudiendo acreditar a fecha 31 de enero de 2016 tan sólo 552.000 euros.