La Junta sigue en sus trece y mantiene el toque de queda a las 20:00 pese al recurso del Gobierno

La Junta de Castilla y León ha ratificado su decisión de adelantar el toque de queda a las 20:00 horas y asume que será el Tribunal Supremo quien determine si el presidente de la Junta de Castilla y León, como autoridad delegada, tiene la capacidad de modificar el toque de queda.

Alfonso-Fernández-Mañueco-Junta-Castilla-y-León

La Junta de Castilla y León ha ratificado su decisión de adelantar el toque de queda a las 20:00 horas y asume que será el Tribunal Supremo quien determine si el presidente de la Junta de Castilla y León, como autoridad delegada, tiene la capacidad de modificar el toque de queda.

Este comunicado se ha efectuado a tenor de la intención del Gobierno de interponer un recurso contencioso-administrativo contra el acuerdo del presidente de la Junta de Castilla y León del pasado 15 de enero, en el que entre otras medidas se imponía un nuevo toque de queda.

En este sentido la justificación de la Junta es que “ la decisión de adelantar la hora del toque de queda a las 20.00 horas está amparada en que en el momento en que se autoriza la prórroga del estado de alarma, se acuerda la modificación, por un lado, de los artículos 9 y 10 del Real Decreto, incluyendo en la regulación de la eficacia de las limitaciones, su posible modulación, flexibilización y suspensión.

Y por otro lado, la pérdida de la eficacia de lo expuesto en el artículo 5 cuando la autoridad delegada ejerza dichas facultades, al contemplar su disposición transitoria única sobre la “Eficacia de la limitación de la libertad de circulación de las personas en horario nocturno” expresamente lo siguiente: “La medida prevista en el artículo 5 del Real Decreto 926/2020, de 25 de octubre, conservará su eficacia, en los términos previstos con anterioridad al comienzo de la prórroga autorizada, en tanto que la autoridad competente delegada que corresponda no determine, de acuerdo con el artículo 10 del Real Decreto 926/2020, de 25 de octubre, su modulación, flexibilización o suspensión”.

Es por ello, por lo que la Junta acepta que sea el Tribunal Supremo, quien determine si el Presidente de Castilla y León puede poner o no estas medidas y acusa al Gobierno de obstaculizar la acción de la Junta.

Asimismo, la Administración autonómica pone en manifiesto la crítica situación epidemiológica de la Comunidad, con una incidencia acumulada que se ha multiplicado por cinco desde el 1 de enero y lamenta que el Gobierno trate de obstaculizar las nuevas medidas que solo pretenden “proteger la vida y la salud de las personas y reducir lo más posible el daño a la economía”.

Por último, la Junta comunica que el toque de queda sigue vigente a las 20:00 horas mientras no quede sin efecto por los medios establecidos en la ley y pide responsabilidad para frenar la tercera ola de la pandemia.