La Junta reconoce el retraso en las ayudas, pero no asume responsabilidades

La Consejera de Empleo e Industria echa balones fuera y justifica el retraso en el abono de las ayudas, casi un año después de las primeras medidas de cierre de los establecimientos

terraza

En la mañana de este lunes la Consejera de Empleo e Industria, Ana Carlota Amigo, ha reconocido el retraso y tardanza en la llegada de las ayudas a la hostelería para combatir la crisis económica provocada por las medidas aplicadas por las diferentes administraciones para combatir la pandemia. Se ha comprometido a que en febrero se comiencen a abonar las ayudas… casi un año después del primer confinamiento, y de la aplicación de las primeras medidas drásticas. Sin embargo no se asume ninguna responsabilidad sobre el importante retraso en su abono, lo que ha puesto contra las cuerdas a miles de familias que desde marzo han sufrido una drástica merma de ingresos.

La Consejera ha aprovechado para publicitar las medidas de apoyo articuladas por la Junta de Castilla y León, según los datos que ha ofrecido, el denominado Plan de choque para el mantenimiento del empleo en la hostelería ya acumula 1800 solicitudes. De igual manera Amigo ha mostrado su comprensión total a los sectores que están sufriendo la crisis económica, y ha anunciado que esta misma semana se convocarán otros 20 millones de euros en ayudas para el turismo.

Por último la Consejera ha recordado que la mayoría de impuestos que pagan los establecimientos hosteleros son recaudados por los ayuntamientos y el Gobierno central, con lo cual, en ese capítulo desde la Junta no se puede hacer nada, y que el Gobierno central no ha ofertado ninguna línea de apoyo a la hostelería. Con esto se ha dado por satisfecha.