La Junta pide a la ministra de Justicia que se disculpe tras hablar de Castilla y León

Violencia de genero, mujer_opt

Las declaraciones de la ministra de Justicia, Pilar Llop, sobre lo que considera “retroceso” en materia de lucha contra la violencia de género en Castilla y León no han sentado nada bien la Junta de Castilla y León.

Las declaraciones en cuestión hacen referencia a la no adhesión al protocolo de atención y derivación de las víctimas de violencia de género del Ministerio de Justicia.

Después de que el Gobierno remitiese a Familia e Igualdad de Oportunidades un protocolo el 15 de febrero, el Gobierno autonómico dio respuesta el 3 de marzo desde la citada Consejería manifestando que no se iba a suscribir el protocolo propuesto, ya que en Castilla y León ya se estaban ejecutando las medidas incluidas en el documento, en virtud de un acuerdo suscrito entre la Junta y el Tribunal Superior de Justicia el 26 de marzo de 2016.

La Junta ha dejado claro, asimismo, que de haberse adherido al protocolo en cuestión, se habría incurrido en una situación de duplicidad porque ya se estaba prestando dicha atención.

En todo caso, la Junta ha reafirmado su compromiso desde hace años y por delante de otras comunidades, en materia de lucha contra la violencia de género, como demuestra el acuerdo pionero firmado entre la Junta y la Delegación del Gobierno de Castilla y León en octubre de 2020 para potenciar la actuación e intervención de oficio ante posibles casos de violencia de género en los que no exista denuncia.

Por todo ello, la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, considera que “las declaraciones de la ministra, realizadas varios meses después de recibir las explicaciones oportunas, son absolutamente tendenciosas, malintencionadas y con falta de rigor».

OTRAS NOTICIAS