La Junta mantiene su postura respecto a la supresión de guardias nocturnas

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, ha asegurado que el Procurador del Común, Javier Amoedo, está equivocado en algunos de los razonamientos expuestos en relación con la distancia existente entre algunas de las localidades donde se ha suprimido el servicio de guardias
nocturnas.

En concreto, ha hecho referencia a un informe elaborado a raíz de la supresión de las guardias médicas nocturnas en Pradoluengo, que determina que los desplazamientos que  habrá que realizar ahora al municipio de cabecera dentro del horario nocturno se prolongan más de 30 minutos.

En esta línea, el coordinador médico del centro de salud de Briviesca informó a la Junta de que algunos vecinos de municipios burebanos podrían superar los 45 ó incluso llegar a los 60 minutos de viaje al no tener esta atención en Oña.

Unos datos , planteados por la procuradora socialista María Fernanda Blanco, que según Sáez Aguado “no pueden sostenerse”, por lo que entiende que la defensa del Partido Socialista de este servicio está basada en criterios erróneos.

Para el PSOE, estas manifestaciones vertidas por el consejero pretenden “defender lo indefendible”. Unas declaraciones que ha realizado a raíz de una iniciativa planteada durante la sesión plenaria de las Cortes Regionales por la procuradora socialista en la que preguntaba si la Junta iba a dar marcha atrás en su “injustificable” decisión de “despojar” a los municipios
dependientes de las localidades oniense y pradoluenguina de un servicio “básico”.