ARCHIVADO EN

La Junta mantiene su actividad preventiva sanitaria estival

La actividad preventiva de la Junta de Castilla y León en el ámbito de la salud pública supone un intenso trabajo de vigilancia, control e inspección para proteger la salud de las personas a través de la continua evaluación, gestión y comunicación de riesgos.

Las competencias referidas a la protección de la salud individual y a la prevención de problemas sanitarios colectivos se desarrollan a lo largo de todo el año y, especialmente, en el verano, con el fin de evitar inconvenientes más o menos graves a los ciudadanos, mejorando su bienestar y su calidad de vida.

La Junta intensifica en verano las actuaciones y los ámbitos de intervención con el fin de dar respuesta a las circunstancias y a las características propias del período estival y a las actividades que son más habituales en estas fechas.

Precisamente, la próxima apertura de la temporada de media veda en la Comunidad autónoma, prevista para el próximo día 15 de agosto, es un buen momento para recordar recomendaciones y buenas prácticas sanitarias relacionadas con la caza ya que, aunque epidemiológicamente no ha habido en los últimos años una gran casuística relacionada con enfermedades transmitidas por actividad cazadora -de hecho, la estadística de 2012 refiere dos casos de triquinosis y dos de tularemia en toda Castilla y León-, la prevención ha de estar siempre presente.

Con este fin, Sanidad recuerda los siguientes consejos sanitarios: la caza ha de consumirse tras su inspección veterinaria, especialmente si la consume como embutido; en el caso de animales que pueden transmitir la triquinosis, como los jabalíes, se deberán recoger muestras de diversas partes de cada animal para su análisis por un veterinario; evitar la manipulación de animales muertos, enfermos o con comportamientos no naturales, poniéndolo en conocimiento de la autoridad competente; utilizar guantes para el desuello y en la posterior manipulación de los animales, hasta que se haya cocinado; han de utilizarse guantes y mascarillas cuando se manipulen liebres, ya que pueden transmitir la tularemia; no dar vísceras crudas a tu perro; pueden transmitirle enfermedades; y evitar la ingesta de agua no controlada sanitariamente.

Otras cuestiones a tener en cuenta se refieren a la comercialización de la carne cinegética y a su autoconsumo por parte de los cazadores, así como al transporte de las piezas de caza que deberá realizarse a la mayor brevedad posible y en las condiciones que favorezcan el enfriamiento de los cuerpos.

ARCHIVADO EN
OTRAS NOTICIAS