La Junta declara la campaña agrícola 2016-2017 como excepcional debido a los efectos climatológicos adversos

cosechadora,campo,trigo 3

El Consejo de Gobierno celebrado el pasado miércoles ha declarado, mediante un acuerdo, de situación excepcional la campaña agrícola 2016-2017 en todo el territorio de Castilla y León, debido a los efectos adversos sufridos por las explotaciones agrarias de la Comunidad, tras las extremas condiciones climáticas de los últimos meses.

Asimismo, ha autorizado a la Consejería de Agricultura y Ganadería a adoptar medidas en forma de líneas de ayuda con las que minimizar los efectos que pueden desencadenar una situación de sequía prolongada en la economía de muchas comarcas de la Comunidad.De esta manera, la Consejería de Agricultura y Ganadería convocará próximamente dos líneas de ayuda. La primera dirigida a bonificar los intereses de los préstamos concertados por los agricultores. En este aspecto, esta línea de ayuda contribuye de forma significativa a dotar de liquidez a las explotaciones agrarias al bonificar el 100 % de los intereses a agricultores profesionales, cotizantes a la Seguridad Social agraria y con rentas por actividades agrarias que supongan más del 50 % y que tengan suscrito un seguro agrario, y el 50 % a los que no tengan contratada una póliza. En ambos casos, además, deben comprometerse a contratar un seguro agrario los próximos tres años. Así, se habilitarán préstamos de hasta 40.000 euros, con 5 años de amortización, de los cuales uno será de carencia.La segunda dirigida a garantizar el suministro de agua a las explotaciones ganaderas en régimen extensivo de aprovechamiento de pastos. Consistirá en subvencionar el 50 % del gasto, con un máximo de 4.000 euros. La ayuda deberá invertirse en la construcción de estructuras para el abastecimiento de agua tales como balsas de almacenamiento o abrevaderos, adquisición de cisternas o abrevaderos móviles y la contratación del servicio de abastecimiento de agua.