La Junta de Castilla y León estima que los test de antígenos de las unidades móviles tendrán un coste final de 900.000 euros

Alejandro Vázquez Consejero Sanidad

El consejero de Sanidad, Alejandro Vázquez, ha querido desmentir que la Junta de Castilla y León se vaya a gastar 6 millones de euros en los contratos con las tres empresas privadas que están llevando a cabo los cribados a través de las unidades móviles.

Una medida polémica que ha suscitado las quejas de no pocos sectores y a la que se sumó, en las últimas horas, el elevadísimo coste que la Junta habría planteado para este cribado, alcanzando los 6 millones de euros para la realización de cerca de 200.000 test.

Vázquez ha querido matizar esta cuestión. Según el consejero, ante la incertidumbre sobre la cantidad de test que podrían realizarse y el precio de éstos, la Junta realizó una reserva de 6 millones de euros para esta campaña. El propio consejero asegura que ese es el importe máximo que se había reservado para la campaña, pero muy por encima del real.

A día de hoy, explica el consejero, tras los 50.000 test que se han realizado y los que aún quedan pendientes, se sigue barajando que se alcancen esos 200.000 test. Eso sí, conociendo que el precio del test están en los 4,6 euros y los trabajos realizados, desde la Consejería se estima que el coste final de la campaña ronde los 900.000 euros.

Por su parte, el propio consejero se muestra satisfecho con estos cribados, pese a las críticas, por los 12.000 positivos que se han detectado y que se habrían quedado fuera del control.