La Juez de Competición de Segunda B investigada penalmente por el caso Burgos CF

La Juez de Competición de Segunda B, Carmen Pérez González será investigada por la comisión de un presunto delito de Prevaricación.

Franco y Antonio Caselli en una Junta de accionistas. Foto: Burgos CF
Franco y Antonio Caselli en una Junta de accionistas. Foto: Burgos CF

El Juzgado de Instrucción nº8 de Majadahonda no lo ha dudado y ha
decidido abrir diligencias previas contra la Juez de Competición de
Segunda B, Carmen Pérez González,por la comisión de un presunto delito
de Prevaricación.

Según es conocido por toda la afición,el Burgos CF SAD es el único
equipo de Segunda B que no cuenta con ficha tramitada para su entrenador
Julián Calero, como consecuencia de los impagos existentes con
anterioridad al inicio de la presente competición, con el entrenador
anterior José María Salmerón y sus ayudantes.

Estas deudas obligaron al Comité Jurisdiccional de la RFEF a adoptar una
decisión, que impedía al Burgos CF SAD de la familia Caselli, la
tramitación de una nueva ficha de entrenador hasta que no se hubiese
pagado o garantizado de una manera suficiente y bastante el pago de lo
adeudado a los anteriores técnicos.Unos 280.000€.

En este entorno, la reglamentación deportiva es tajante y muy clara:
nadie pude llevar a cabo las tareas propias de entrenador de un equipo
sin disponer de ficha para ello.

Es decir, no basta con que una persona tenga el título que con carácter
general le permita entrenar un equipo, sino que para hacerlo, para poder
entrenar un equipo concreto integrado en la RFEF, se necesita disponer
de ficha federativa, y esta claro que Julián Calero no la tiene ni la ha
tenido en ningún momento en que se hizo cargo oficialmente del equipo,
el 29 de junio de 2020.

Por tanto, al no disponer de ficha, Julián Calero NO PUEDE ni entrenar
al equipo, ni dirigir al equipo,ni elaborar las alineaciones, ni ordenar
los cambios en los encuentros ni, por supuesto, sentarse en el banquillo
para dirigir el partido.

Así pues, es público y notorio, que Julián Calero está contraviniendo
todas estas reglas y dicha circunstancia debería ser objeto de sanción
en el modo en como establece el Código Disciplinario de la RFEF.

Sin embargo la Juez de Competición responsable de hacerlo, a pesar de
conocer estas circunstancias, no está sancionando a Julián Calero, ni
tampoco estaría actuando en el modo disciplinariamente establecido.

Estos y otros elementos han servido para que el Juzgado de Instrucción
nº8 de Majadahonda haya acordado la apertura de Diligencias Previas de
investigación por si la actuación de la Juez de Competición de Segunda
B, Carmen Pérez González, fuera responsable de un delito de prevaricación.

Este procedimiento podría alcanzar incluso  a los máximos responsables
de la RFEF, que tendrán que dar explicaciones sobre cuales son las
razones por las que el Burgos CF SAD no ha sido todavía sancionado con
el descenso de categoría.