La inmigración sostiene la población de Castilla y León

Burgos, con 158 ciudadanos más, creció un 0,05%

despoblación+urrez

Castilla y León ha sufrido un nuevo descenso en su número de habitantes, según datos correspondientes a «la Estadística Continua de Población» actualizada este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Este declive demográfico, de un 0,06%, aunque preocupante, se ve en cierta manera atenuado por la llegada de personas emigrantes a la región, 3.300 en concreto. Sin embargo, a pesar de este flujo migratorio, la comunidad autónoma sigue sin poder igualar, ni siquiera de cerca, el número de fallecimientos con el de nacimientos, debido a su baja tasa de natalidad.

La provincia segoviana es la que más población ganó en términos relativos, ya que incrementó su censo un 0,15% al sumar 233 habitantes. Sin embargo, Valladolid lidera el crecimiento demográfico absoluto en la comunidad al sumar 457 ciudadanos, lo que representa un aumento del 0,09%. Por su parte, la provincia de Burgos registró un aumento de 158 ciudadanos, lo que equivale a un aumento del 0,05%. El resto de provincias perdió habitantes. Los datos del INE correspondientes al primer trimestre de 2024, indican una disminución de la población del 0,06% en la comunidad.

El portavoz de la Junta de Castilla y León y consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, ha destacado que el aspecto más preocupante para la región es la «tasa negativa de nacimientos», un fenómeno que afecta tanto a la comunidad autónoma como al conjunto de España y Europa. «Este es nuestro principal problema», subrayó Carriedo.

La pérdida demográfica continúa afectando a Castilla y León, que según esta nueva estadística disminuye su población en 1.343 personas en tan solo tres meses. Esta tendencia negativa se observa especialmente en algunas provincias como León y Salamanca, que registran descensos de alrededor de 750 ciudadanos. De las cinco regiones que pierden población, Castilla y León, es la tercera comunidad autónoma que más habitantes resta, pese a incorporar a esos 3.300 extranjeros.

Durante el período comprendido entre el 1 de enero y el 1 de abril de 2024, la región perdió 1.343 habitantes, lo que representa el 0,06% de su población total. Extremadura (-0,12% y 1.268 habitantes menos) y Aragón (-0,19% y 2.566 habitantes menos) superan a Castilla y León en este sentido. También muestran una tendencia negativa Asturias (-0,05% y 546 habitantes menos) y Cantabria (-0,03% y 160 habitantes menos).

En cuanto a las provincias de Castilla y León, se observa que hay diferentes ritmos de crecimiento demográfico. Algunas provincias, como Segovia, Valladolid o Burgos, experimentan un aumento poblacional, principalmente debido a su ubicación geográfica favorable. Sin embargo, otras provincias continúan perdiendo habitantes, especialmente en el oeste de la comunidad, como Salamanca, León y Zamora.

OTRAS NOTICIAS