La Federación de Hostelería engaña a sus asociados, en el último aviso para solicitar autorización para las terrazas

Cristina Ayala Enrique Seco Reunión Hostelería Alcaldía (Abril 2024)

La Federación de Hostelería de Burgos ha emitido un comunicado a sus asociados para recordarles el final del plazo abierto por la Modificación de la Ordenanza de Terrazas para solicitar nuevas autorizaciones. Sin embargo, el comunicado no es que recoja conceptos inexactos, es que son erróneos todos y cada uno de los que se aportan.

Empezando por la fecha. El comunicado recoge, como realmente hemos recogido todos siguiendo las palabras del concejal, que el último día de plazo para presentar solicitudes es este miércoles 22 de mayo. Sin embargo, el 22 de mayo, el Ayuntamiento de Burgos está cerrado por ser fiesta de los empleados públicos. Siendo así, el efecto para el plazo se traslada al día siguiente, es decir al 23 de mayo.

Pero este es, de lejos, el menor de los errores que comete la federación. Y es que el comunicado habla del plazo para las «solicitudes de licencia para la adaptación de las terrazas existentes a la nueva ordenanza». Hay, solo en esta frase, 3 mentiras. La primera es que a ninguna terraza se les concede licencia, sino autorización. La segunda, esta es muy relevante, es que no se trata de ninguna adaptación, sino de la solicitud para la OBTENCIÓN de la autorización. Y la tercera, es que el plazo no es para las terrazas existentes, porque, entendiendo por existentes las autorizadas, si ya estás autorizado no necesitan solicitar nada y, si no lo estás, no puedes tener la terraza colocada.

Pero vamos a continuar analizando un comunicado que no hay por dónde cogerlo. La Federación se suma al engaño de los concejales Ignacio Peña y José Antonio López asegurando que se puede tener la terraza puesta hasta que se den alguno de los tres supuestos que plantean. Antes de explicar los supuestos, es fundamental señalar que la propia ordenanza prohibe tener instalada una terraza sin autorización. Por lo tanto, no, de ninguna manera, es legal tener la terraza puesta a la espera de ningún supuesto.

Y, ¿cuáles son esos supuestos? Pues agárrense que vienen curvas. El primero es que se resuelva el expediente de forma afirmativa. Vean el sinsentido de la expresión: Se solicita autorización para instalar una terraza y se puede montar la terraza hasta que el Ayuntamiento autorice a montar la terraza. Ridículo.

En segundo supuesto es que se deniegue por resolución firme. De nuevo, explicamos lo absurdo de este segundo caso: Se solicita autorización para instalar una terraza y, acto seguido, se instala hasta que el Ayuntamiento diga que no se puede instalar.

Y en el tercero es donde la Federación eleva la inventiva a niveles insospechados. Porque aseguran que si pasan 6 meses sin que se haya resuelto, el hostelero tendrá que retirar la terraza porque el silencio administrativo en este caso es desestimatiorio. En este caso, no es que el silencio administrativo sea desestimatorio, sino que para la ocupación del espacio público, la pronunciación de la administración en positivo es obligatoria. Parece lo mismo pero no lo és. Así pues, no es que tengan que instalar tu terraza y si en medio año no te dicen nada la tengas que quitar, es que, para poder instalarla necesitas, sí o sí, un pronunciamiento positivo.

Mal está que el Ayuntamiento de Burgos engañe a sus ciudadanos inventándose las normas, pero que la Federación de Hostelería lo haga con sus asociados, induciéndoles a pensar que las opciones son estas, supone un escándalo que hace plantearse hasta qué punto la información que aporta la federación a sus asociados ayuda o perjudica.

OTRAS NOTICIAS