La FEC Burgos solicita sensatez, coherencia y responsabilidad a los gobernantes

comercio,tiendas,autónomos,calle santander, gente 1

La Federación de Comercio de Burgos (FEC Burgos) se suma y comparte el malestar de los gimnasios, los centros deportivos, del comercio local, y como no, de la hostelería, ante las nuevas medidas adoptadas por la Junta de Castilla y León.

La FEC de Burgos considera que con el objetivo que busca la Junta de prevenir y “anticipar” la expansión de los contagios, castiga a Burgos.

Estos comerciantes afirman que en su día asumieron los cierres y restricciones debido a los datos de indicadores sanitarios que la ciudad presentaba. Pero también aseguran haber sido pacientes pese a la competencia desleal que sufrieron los gimnasios y centros deportivos, frente a las instalaciones deportivas municipales que inicialmente se mantuvieron abiertas.

Los comerciantes también denuncian la venta de productos no esenciales en plena campaña navideña por parte de las grandes superficies, mientras el comercio local de las galerías comerciales veía como sus clientes salían cargados de juguetes de los hiper y ellos se encontraban obligados a mantener la persiana bajada.

A todo esto, continúan reivindicando la complicada situación de los comercios proveedores de hostelería y de sectores afectados que, debido a las pérdidas acumuladas del pasado año junto con estas nuevos cierres intermitentes, se encuentran en un estado crítico, muchos de ellos abocados a un inminente cierre.

Por ello, desde FEC Burgos consideran inverosímil el agravio que se mantiene con Burgos desde la Junta, y tampoco entienden que no se apueste por Castilla y León buscando el equilibrio entre la prevención sanitaria y el mantenimiento de la actividad económica para que no tengamos que elegir entre comer o enfermarnos.