ARCHIVADO EN

La Comunidad ha perdido un tercio de ganaderos en los últimos cinco años

Vaca Ganado Explotación Ganadera

La situación en el sector del vacuno de leche en Castilla y León ha sido compleja en los últimos años a pesar del aumento en los precios para los ganaderos. Aunque la producción se ha mantenido estable, con más de 77.000 toneladas, se ha observado una disminución significativa en el número de explotaciones lácteas y ganaderos.

Los datos del Ministerio de Agricultura muestran que, aunque los precios subieron considerablemente desde 2019, alcanzando su punto máximo en diciembre de 2022, esto no ha detenido la salida de ganaderos del sector.

En el último lustro, Castilla y León ha perdido aproximadamente un tercio de sus ganaderos de vacuno de leche, con 85 abandonando la actividad entre enero de 2022 y 2023. Aunque esta disminución se ha ralentizado en el último año, aún se registraron 62 ganaderos menos en 2024.

A nivel nacional, la tendencia ha sido similar, con un aumento de precios seguido de una reducción en el número de ganaderos. Sin embargo, la caída en Castilla y León ha sido más pronunciada que en el conjunto de España. La eliminación del sistema de cuotas lácteas en la Unión Europea en 2015 ha sido identificada como uno de los factores que contribuyeron a esta situación.

A pesar de la disminución en el número de ganaderos, la producción de leche se ha mantenido estable en Castilla y León debido a la concentración en menos explotaciones, pero de mayor tamaño. Esto se refleja en el aumento del rendimiento medio por explotación, con fincas que tienen un promedio de 106 animales, un incremento del 36% respecto a 2018.

Lo que significa que, a pesar de que los precios han aumentado, el sector lácteo en Castilla y León sigue enfrentando desafíos significativos, incluida la pérdida de ganaderos y la concentración de la producción en manos de unos pocos.

ARCHIVADO EN
OTRAS NOTICIAS