La cecina llega al Pleno en busca de su declaración como Fiesta de Interés Turístico Regional

Fiesta de la cecina San Pedro de la Fuente (Febrero 2016)

La fiesta de la cecina del Barrio de San Pedro de la Fuente dará esta semana un nuevo paso hacia su declaración como Fiesta de Interés Turístico Regional, después de que el Ayuntamiento de Burgos mostrase hace unos meses su interés por esta protección, tras la petición realizada por la asociación de vecinos del barrio.

Ya en diciembre de 2022, el Consistorio presentó la solicitud en la Junta de Castilla y León, desde la que se advirtió que esta solicitud debía ratificarse previamente en el Pleno, siguiendo el cauce establecido para este tipo de reconocimientos.

Esta fiesta se celebra con motivo de la Cátedra de San Pedro de la Fuente, el 22 de febrero, y atrae cada año a locales y visitantes para probar la tradicional cecina, que se prepara en todos los locales de hostelería y muchos hogares del barrio.

Su elaboración es diferente a la del embutido habitual, ya que en este caso la carne, de vaca, se adoba y se seca previamente para después cocerla con lentitud, por lo que se trata de un proceso largo que comienza varios meses antes de su degustación.

Según la leyenda, esta tradición gastronómica tiene su origen en un accidente ocurrido a un labrador del Barrio de San Pedro de la Fuente que, al anochecer de una tarde de invierno, cayó al río Arlanzón con su burro cargado con un saco de harina procedente del Molino de Las Huelgas.

Malhumorado, lanzó una piedra contra el animal, que cayó muerto. Con la ayuda de sus hijos lo trasladaron al patio de la casa para enterrarlo al día siguiente, pero, tras la gélida noche, el burro se acabó helando y no podían sacarlo por la puerta, por lo que resolvieron trocearlo.

Al hacerlo, observaron el buen aspecto que ofrecía la carne y decidieron adobarla y reservarla para alguna ocasión. Poco después tuvo lugar la fiesta de la Cátedra, por lo que acudieron a la casa varios amigos y familiares, a quienes ofrecieron la carne sin indicarles su origen. A los comensales les gustó tanto que pidieron que cada año, durante las fiestas, realizaran la misma preparación.

OTRAS NOTICIAS