ARCHIVADO EN

La Catedral de Burgos dispondrá de climatización desde el 22 de noviembre

Presentacion Instalacion Sistema Calefaccion Catedral (Octubre 2019)

La Catedral de Burgos dispondrá de sistema de climatización desde el próximo 22 de noviembre, tras años de intentos fallidos por dotar al templo de una mejor temperatura en los fríos inviernos de la ciudad.

El arzobispo de Burgos, Fidel Herráez, ha mostrado su satisfacción por lograr este objetivo y ha explicado que será posible gracias a una inversión superior a los 237.000 euros, de los que la mayor parte, 214.000 euros, se corresponde con la fase de ejecución.

Fidel Herráez ha dicho que se trata de uno de los principales proyectos pendientes para mejorar el templo, a la vez que ha desvelado que se trabaja de cara a la sustitución de las puertas principales de la Catedral porque, tal y como ha matizado, las actuales no son las más adecuadas para una edificación de sus características.

Herráez no ha desvelado más detalles de este nuevo proyecto, si bien podría pasar por ubicar en la plaza de Santa María grandes puertas de bronce, que podrían estar colocadas coincidiendo con los 800 años de la colocación de la primera piedra del templo en 2021.

Mucho antes de eso, el 22 de noviembre, la Catedral estrenará climatización a través de un novedoso sistema eficiente y respetuoso con la arquitectura del inmueble.

El sistema estará dividido en tres fases. Una primera que consistirá en la colocación de siete ventiloconvectores de suelo en las cámaras existentes por donde circulaba el antiguo sistema de calefacción de aire, que data de principios del siglo XX.

El segundo sistema consta de otros 24 elementos de estas características, que se ubicarán en superficie y repartidos por diferentes zonas de la Catedral, con un acabado de madera que armonice con el entorno. Finalmente, se instalará suelo radiante en los 70 metros cuadrados del prebisterio.

La regulación y control de todos los equipos se realizará mediante una ampliación del actual sistema de telegestión de la Catedral, que registrará continuamente los valores de humedad y temperatura de las diferentes zonas del edificio para garantizar en todo momento que no se supere una temperatura máxima de 15 grados, ni los niveles de humedad exigidos por Patrimonio.

ARCHIVADO EN
OTRAS NOTICIAS