La Catedral de Méndez Pozo hasta en la sopa

Presentación del Logotipo de la Fundación VIII
Presentación del Logotipo de la Fundación VIII Aniversario de la Catedral

Dice un refrán que lo poco gusta y lo mucho cansa. Desde que el expresidiario Méndez Pozo optase por patrimonializar la Catedral de Burgos, cedida a sus deseos por el Arzobispado de Burgos, se está saturando a los burgaleses con el que hasta ahora es nuestro emblema más internacional.

Hay aniversario de la Catedral hasta en la sopa. Y la sobre-exposición de la Seo burgalesa, ligada sistemáticamente a la blanca jeta del señor Méndez Pozo está provocando una sobre-saturación de Catedral nociva de puertas a dentro. De puertas a fuera, por desgracia más que por fortuna, nada se sabe porque aunque nos creamos que esto del 2021 es para atraer gente, poco se ha oído fuera de Burgos sobre esta curiosa efeméride.

Las ganas y los deseos de Michel Méndez Pozo de lavar su imagen y cerrar su ciclo ligando su figura, machada por la condena por corrupción en el Caso de la Construcción, al elemento, hasta ahora, más querido por los burgaleses, está encontrado en los poderes políticos, sociales y económicos de la ciudad la complicidad necesaria para ejecutarlo.

Hubo un tiempo que desde el Arzobispado se insistía en recordar que la Catedral de Burgos, antes que monumento turístico era una Iglesia. Hoy, es tan solo el fetiche de turno de Méndez Pozo.

¡Cómo nos gustaba nuestra Catedral! Ahora, es solo un juguete en manos del expresidiario más conocido de Burgos, puesto a su servicio con un único fin, llenarse los bolsillos y lavar su imagen, tarea, esta última, para la que haría falta un bote de Ariel tan grande como una Catedral.

loading...