La candidatura a 2031, un nuevo juguete para Méndez Pozo

Méndez Pozo

Michel Méndez Pozo no esconde su deseo de liderar la candidatura de Burgos a Capital Europea de la Cultura en 2031. Lo ha hecho ya públicamente en el pasado y ahora, tras verse obligado a dar carpetazo al octavo centenario de la Catedral, trata de vender su experiencia como un aval para el nuevo proyecto de la ciudad.

Lo peor es que esta pretensión no parece sorprender a nadie pese a que, aunque solo sea por edad, el expresidiario será casi un nonagenario en la fecha del reconocimiento europeo, en caso de que esta vez Burgos lo consiga.

Entre manos, como ya avanzó Canal 54, prepara otro aniversario, el de la Fundación Atapuerca, para mantenerse entretenido los próximos años, para no perder comba y seguir en el candelero de este tipo de proyectos, toda vez que se le ha permitido hacer y deshacer a su antojo con un aniversario, el de la Catedral, que ya ha pasado sin pena ni gloria para los anales de la historia.

El único consuelo que le queda al editor de Diario de Burgos es que la historia se reescriba y para ello (no da puntadas sin hilo) se ha rodeado en la Fundación de la Catedral de historiadores y expertos cronistas, que edulcorarán el evento.

Aunque aún es pronto para conocer cómo se gestará Burgos 2031, este medio ha conocido que la intención de Michel Méndez Pozo sería canalizarlo a través de una nueva fundación, en la que porqué no el alcalde de turno sea el presidente, mientras la vicepresidencia recaiga en él, tal y como ha hecho en los últimos años con la Catedral.

Basta solo el discurrir del tiempo para comprobar si los políticos que tienen aún la sartén por el mango se pliegan a los deseos del septuagenario o, si de lo contrario, se da un respiro a la ciudad y por fin se le dice no a quien no está dispuesto a hacer nada sin rédito personal, aunque éste sea un puñado de entradas para una rancia programación.

OTRAS NOTICIAS