La campaña de asfaltado finaliza con las obras en Fernán González

Ayuntamiento de Burgos

El Alcalde en funciones de Burgos, Jorge Berzosa, ha anunciado este jueves el fin de la campaña de asfaltado que comenzó el pasado mes de julio y contaba con un presupuesto de 625.000 euros. Ésta es una continuación de la que se realizó el año pasado como proyecto piloto y que empleaba mezclas bituminosas semicalientes que reducen de forma exponencial las emisiones contaminantes y el característico mal olor.

Berzosa ha querido hacer incapié en la importancia de invertir en este nuevo tipo de asfalto, menos contaminante y más sostenible, y ha insistido en que Burgos es de las primeras ciudades en utilizar este nuevo material, que «está dando unos buenos resultados», situándose a la cabeza en innovación e investigación. Le ha faltado, al también edil responsable de la campaña, mencionar la escasa información que se ha trasladado a los ciudadanos acerca de los cortes de calles, motivando sorpresas entre los conductores y algunos usuarios de autobuses.Tras un mes de trabajo, pues la campaña comenzó el día 17 de julio, se han extendido 8.500 toneladas de asfalto a lo largo y ancho de la ciudad. A diferencia de años anteriores, los trabajos han incidido esencialmente, en las grandes avenidas de la capital burgalesa. De este modo, la avenida del Cid, la calle Vitoria, la avenida Arlanzón y la avenida de Cantabria han mejorado su aspecto tras este mes de trabajo.

El Equipo de Gobierno ha tenido que mplir sus compromisos plenarios con el Partido Socialista y ha trabajado además, en calles de menor embergadura como la Calle Fernán González, con la que hoy se finaliza la campaña. También lo han hecho en la calle Alfonso X El Sabio, el Paseo de la Audiencia, la Glorieta Jorge Luis Borges y el Camino del Monte de la Abadesa, en este último caso a petición de los empresarios del polígono industrial que allí se encuentra. En total superficie de 60.000 metros cuadrados.Queda comprobar si la campaña da buenos resultados, ya que no sería la primera vez que, meses después del reasfaltado de una vía, ésta sufre baches o socavones de algún tipo.