La Ayuda a Domicilio alcanza una situación límite

Asistente personal para personas mayores de Tucuvi
Asistente personal para personas mayores de Tucuvi

La situación límite a la que han llegado las trabajadoras del Servicio de Ayuda a Domicilio derivará en movilizaciones del sector en Castilla y León en defensa de su convenio colectivo.

Las empleadas del servicio defienden el carácter «imprescindible» de su trabajo, y más en una coyuntura como la actual, en la que la pandemia de coronavirus ha obligado a reforzar la atención de numerosas personas para garantizar el bienestar en sus domicilios.

Pese a ello, según sostienen las trabajadoras del servicio, la patronal, lejos de esa sensibilidad hacia este servicio, hacia sus profesionales y sus usuarios, lo ve sólo como una mercancía en la que hay que ahorrar todo lo posible.

Han recriminado a la patronal las condiciones que plantea a las trabajadoras en cuanto a las retribuciones salariales para los próximos ejercicios, al considerarlas inaceptables, al entender que suponen un retroceso retributivo y laboral.

Desde el colectivo, se defiende que se realiza un trabajo esencial para la sociedad, especialmente para la más envejecida, que requiere de esta prestación para mantener y conservar la calidad de vida.

Por ello, han exigido que no se mercadee con sus derechos y no se ahorre a costa de sus condiciones laborales que, entienden, repercutirán de forma directa en un empeoramiento de la calidad del propio servicio.

En Castilla y León hay 5.200 personas trabajadoras en este sector en la Comunidad, dando servicio a 22.419 dependientes, con un porcentaje de ocupación de mujeres del 98%, la mayoría a través de un contrato a tiempo parcial. En Burgos somos 482 trabajadoras, dando servicio a 2.800 usuarios entre ciudad y la provincia.

Por todo ello, han convocado una concentración para este jueves, 12 de noviembre, que tendrá lugar a las 12.00 horas, en la plaza Alonso Martínez.