La archidiócesis de Burgos, pionera en materia de cumplimiento informativo

La archidiócesis de Burgos ha presentado el sistema de cumplimiento normativo penal para colocarse así a la cabeza de las diócesis españolas en esta materia.

El arzobispo de Burgos, Mario Iceta, adopta así esta medida después de haber tomado posesión de su cargo hace seis meses, donde ya ha constituido otros tres órganos de supervisión y vigilancia. Estos han sido la oficina de protección de datos y la oficina de protección a menores, la oficina de transparencia, que junto a las de Bilbao y Zamora le permiten estar a la de Burgos en lo más alto de la lista en cuanto a transparencia se refiere.

La última oficina es la mencionada, donde se ha dotado a la archidiócesis de un responsable para trabajar en el diseño e implementación de un sistema de cumplimiento normativo penal, basándose en los estándares más modernos del mercado. Cabe recordar que las archidiócesis no están obligadas a implementarla, pero la de Burgos lo ha querido hacer para ser lo más ética, responsable y transparente posible, convirtiéndose en la primera de España en hacerlo.

Este cumplimiento normativo y ético, conocido internacionalmente como «compliance», es un concepto, según el arzobispo, para la prevención detección y gestión de los riesgos a los que se enfrenta cualquier organización en el desarrollo de sus actividades ordinarias.

Las funciones de esta oficina de cumplimiento normativo serán analizar el contexto de la organización o arquitectura; identificar los problemas o riesgos a los que se enfrentan; adoptar medidas que ayuden a prevenir esos riesgos, como la detección temprana, la rápida gestión y el examinar y corregir los motivos de por qué han sucedido y corregirlos; y atender el canal ético, que se ha perfeccionado ofreciendo la posibilidad de comunicar las denuncias de incumplimiento de forma anónima y confidencial.

El sistema de cumplimiento normativo del que se dota a la archidiócesis es un conjunto de elementos que recoge las medidas idóneas de prevención, vigilancia y control, con la finalidad de elevar y acrecentar la cultura ya existente de respeto a la legalidad.

Para garantizar el diseño, Iceta dotó en junio de 2021 de un director de cumplimiento normativo en la persona del sacerdote Carlos Azcona, doctor en Derecho Penal y licenciado en Derecho canónico por la Universidad de Navarra. Además, cuentan con Rafael Urquiza, especialista en este campo y conocedor de las particularidades de una diócesis.

OTRAS NOTICIAS