La anécdota del Real Burgos-Zamora que que se quiso convertir en polémica

foto: @oscarfurones
foto: @oscarfurones

Hoy en día la polémica vive a la vuelta de la esquina, en el bar de enfrente o en nuestro mismo rellano. Y si no hay polémica se crea.

Esto es lo que ocurrió durante el partido que enfrentó el pasado domingo al Real Burgos y al Zamora en el Bienvenido Nieto.

Uno de los fotógrafos acreditados para la cobertura informativa del partido, se dejó llevar por la pasión al conjunto visitante y comenzó a devolver el balón, cual recogepelotas. Desde el Real Burgos se le requirió hasta en tres ocasiones que cesase en tal actividad, puesto que su acreditación para moverse por el campo era de fotógrafo y estaba interviniendo en el ritmo del juego.

Hasta aquí, no hay mucho que polemizar. Fue en el cuarto aviso cuando la cosa se complica. Un miembro del staff del Real Burgos acude a quitarle el peto que le acredita como prensa para estar ahí, el fotógrafo se revuelve y ya tenemos agresión montada.

Actuación incorrecta, quizás, por parte de ambos que acaba convirtiéndose en arma arrojadiza con tintes de polémica.