ARCHIVADO EN

La alternativa al cotillón tradicional que rechazó la Federación de Hostelería

Bares Terrazas Fase 1 Coronavirus Burgos (Mayo 2020)

Que Castilla y León sea una de las pocas comunidades autónomas donde no existan restricciones ha generado no pocas polémicas. Lo cierto es que, con respecto a los cotillones, hay dos visiones contrapuestas. Aquellos que consideran que la opción adecuada hubiera sido prohibirlos y quienes ven con buenos ojos que quien quiera acuda.

También en el sector de la hostelería hay versiones contrapuestas. El miedo al COVID y a la alta incidencia ha destrozado las cifras habituales en este tipo de celebraciones, lo que hará que la nochevieja sea un mal negocio este 2021 para el conjunto del sector. De hecho, hay establecimientos que han optado por suspender sus actos o, directamente, ante la incertidumbre de las últimas semanas, por no organizarlo.

La Unión Burgalesa de Hostelería planteó una especie de alternativa híbrida, la posibilidad de que las terrazas estuvieran abiertas a partir de la una de la madrugada. Una propuestas que presentó ante la Federación de Hostelería de Burgos para que éstos, si lo consideraban oportuno, pidiesen al Ayuntamiento la posibilidad de montar terrazas hasta las cinco de la madrugada.

Un cotillón nada habitual y tampoco lo más cómodo del mundo, pero sin embargo una alternativa a medio camino entre el NO y el SÍ. Lo llamativo de esto es que, de entrada, ha habido unanimidad en la Federación de Hostelería para oponerse a la propuesta. Un clásico de esta ciudad, donde las ideas, por raras que parezcan, ni tan si quiera se aceptan para su evolución. Al fin y al cabo, una idea que sería un disparate en cualquier otro año, en plena pandemia bien podría haber supuesto una alternativa, una forma diferente y más segura.

Según ha podido saber Canal 54, la iniciativa, que no ha pasado el filtro de la Federación, tampoco hubiera sido bien vista por la Policía Local, que se hubiera opuesto radicalmente al considerar potencialmente peligrosa la presencia de terrazas en la vía pública en una noche como la del 31 de diciembre, temiendo que el mobiliario se convirtiese en armas arrojadizas a determinadas horas. El alcalde de Burgos, Daniel de la Rosa, tendría en su mano tomar la medida de autorizar terrazas, lo que permitirá ampliar el horario hostelero en exteriores, extendiendo así una de las medidas de prevención mejor acogidas tanto por la sociedad en general como por el conjunto de las administraciones públicas desde el inicio de la desescalada.

La idea originaria es simple y, posiblemente, requeriría de una serie de matizaciones, pero aquí solo se valoran las cosas si las proponen los de siempre.

ARCHIVADO EN
OTRAS NOTICIAS