Igea recuerda que el toque de queda no afecta ni a los Reyes Magos ni a sus pajes

Igea-en-Pleno

A los responsables de la Junta de Castilla y León también les suenan a chiste las vulneraciones de los derechos y libertades de los ciudadanos.

Solo así se entienden las estúpidas declaraciones del vicepresidente de la Junta de Castilla y León que, este jueves, ha avanzado que el día 5 de enero el toque de queda se mantendrá a las 22.00 horas para todo el mundo «salvo para los Reyes Magos y sus pajes reales».

Esto, dicho en cualquier otro momento o año, serían unas declaraciones simpáticas de un responsable político. Sin embargo, hoy, en plena época de restricciones y teniendo en cuenta que con lo que se bromea es con el recorte de un derecho reconocido por la Constitución Española es una falta de respeto impresentable por parte de un Igea al que ya le da igual todo.

Sumergido en una burbuja en la que se cree una especie de mesías salvador, autoconvencido de que las decisiones que toman él y los suyos están salvando al mundo y alejado por completo de toda realidad, se permite hacer chistes de este tipo.

Claro que, teniendo en cuenta que el vicepresidente tiene un cargo trascendente, cabría preguntarse qué debe hacer un Policía o Guardia Civil si se encuentra con alguien disfrazado de paje real o incluso de Rey Mago.

Así pues, señor Igea, dígalo todo. La vulneración del derecho de libre movilidad de los ciudadanos no afecta tampoco a Papá Noel, ni al hombre del saco, ni al tío camuñas, ni al ratoncito Pérez, ni la bruja piruja, ni al coco…