Igea, incapaz de explicar porqué la Junta paga el IVA de la tele de Méndez y Ulibarri

Francisco Igea_opt

No ha pasado mucho tiempo desde que la Junta de Castilla y León aprobase una vez más, el otorgamiento de 27,6 millones de euros para que abonase el IVA de los últimos 9 años.

Este acuerdo, se adoptó por la denominada Comisión para la TDT, en una reunión en la que no nos consta la existencia de ningún informe jurídico sobre la materia (ni de que nadie lo pidiera) que fundamentase la razón y justificación del porqué la Junta tenía que hacerse cargo del pago de dichas cantidades.

Es cierto que la Audiencia Nacional en 2018 había indicado a RTVCYL que su relación con la Junta no podía sino ser considerada como de prestación de servicios, pero ¿cúal fue el modo de actuar de la Junta?.

Pues el modo de actuar fue tomar conocimiento del contenido de la Sentencia dentro de la reunión de la Comisión de la TDT y votar en que había que abonarle a RTVCYL esos 27,6 millones de euros por ser la cantidad que dicha televisión privada tendría que abonar a Hacienda por las mal llamadas subvenciones directas.

Sin embargo, los representantes de todos los grupos políticos de nuestra Comunidad presentes en dicha reunión, deberían haber considerado que el contrato suscrito por la Junta se ejecutara a riesgo y ventura del concesionario, pues esas fueron las condiciones pactadas.

Tampoco tuvieron en cuenta que corresponde solo y exclusivamente a la empresa adjudicataria “satisfacer las tasas y en general los tributos derivadas de la gestión y explotación de la concesión” y que todo el dinero que viene recibiendo la JCYL forma parte de las actividades propias de la explotación de la concesión.

Sin embargo dichas cantidades debían de ser asumidas por la propia empresa y lo único que ocurre es, no sólo que las cantidades otorgadas por la Junta a RTVCYL no podían nunca ser consideradas como subvenciones, sino que además producida la situación que obligaba a pagar a RTVCYL el iva no ingresado, la Junta no era quien debía abonarlo.

A este respecto, el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea sigue sin saber ni por donde le da el aire. Desde hace dos semanas, Igea ha entrado en bucle y da lo mismo que se le pregunte por la cantidad de la subvención, por el pago del IVA o por dénde se come bien en Valladolid, responde lo mismo una y otra vez. Se escuda en la Comisión de la TDT sin entrar en los detalles, que es precisamente por lo que se pregunta.

Un nuevo dato escandaloso en esta fuga de dinero público hacia una única empresa privada de titularidad de dos ex presidiarios, Michel Méndez Pozo y José Luis Ulibarri, que con carácter general está siendo denunciado por el resto de medios de Castilla y León, salvo aquellos del conglomerado –“trust” de medios propiedad de los dos dueños de RTVCYL y que refleja el tarto absolutamente discriminatorio y desigual de la JCYL con respecto a las empresas y trabajadores de los otros medios de comunicación.

loading...