Historia y novela negra en la última entrega de García Jambrina, «El Manuscrito de fuego»

cof
cof

El Instituto Castellano y Leonés de la Lengua ha acogido este martes la presentación de la nueva novela «El manuscrito de fuego», trabajo literario del escritor Luis García Jambrina. Según ha descrito el autor, se trata de una novela negra y detectivesca, cargada de misterio, que trata de ambientar la España de la época del siglo XVI, recuperando la figura del ‘detective’ Fernando de Rojas, y del personaje secundario, no menos importante, Don Francés de Zúñiga, el irreverente bufón del emperador Carlos V.

En definitiva, un escrito que fusiona la novela histórica con la novela negra, dirigido a un público amplio que pretende atrapar desde el primer capítulo la atención del lector.En esta última entrega, Fernando de Rojas, autor de La Celestina, tendrá la misión de investigar el asesinato de Don Francés de Zúñiga, conocido como «Francesillo». La emperatriz Isabel de Portugal será quien le encargue a Fernando de Rojas las pesquisas de esta investigación, una tarea difícil que permitirá conocer también los entresijos de una época tan fascinante como escandalosa, así como la complicada vida de este personaje histórico, que gozó siempre del poder real y que contó con numerosos y poderosos enemigos.

García Jambrina mezcla en esta novela personajes reales y de ficción, hechos históricos y sucesos ficticios. El resultado es una historia en la que cuestiones como la tensión entre el poder civil y la Iglesia, la rivalidad entre la vieja nobleza castellana y los nuevos gobernantes venidos de Flandes, o las guerras imperiales en Europa no solo enmarcan la acción sino que se integran en ella. También quiere rescatar la la verdadera figura del bufón, que dista mucho de estereotipo creado por la sociedad.Esta publicación completa la trilogía iniciada en 2008 con la novela «El manuscrito de piedra» y que continuó posteriormente con «El manuscrito de nieve» en 2010. Pero no será la única, porque la pretensión del autor es que se convierta en una tetralogía, con un libro final titulado «El manuscrito del aire».