Hasta 2.500 euros por hijo nacido o adoptado desde el 1 de enero

Foto: AI
Foto: AI

La Junta de Castilla y León ha anunciado la puesta en marcha del Bono Nacimiento, que supondrá una aportación económica de hasta 2.500 euros por hijo nacido o adoptado desde el 1 de enero de 2023.

Esta medida beneficiará a unas 15.000 familias al año, por lo que el Gobierno Autonómico estima para este ejercicio una aportación cercana a los 20 millones de euros para tal fin.

El bono se hará efectivo con una tarjeta prepago para adquirir en establecimientos situados en Castilla y León, aquellos productos que necesiten los menores. Con esta medida, la Junta quiere fomentar la natalidad y ayudar a las familias, a la vez que se dinamiza el comercio de la Comunidad Autónoma.

El importe variará en función de la renta y el tamaño de la familia, pudiendo alcanzar los 2.500 euros por hijo y, en el caso de menores con discapacidad, hasta 5.000 euros. El bono se sumará al resto de medidas y beneficios fiscales puestos en marcha por la Junta y nunca será sustitutivo de éstos.

La cuantía será, para rentas de hasta 40.000 euros, de 1.500 euros por el primer hijo, 2.000 por el segundo y 2.500 por el tercero y siguientes; para rentas entre 40.000 y 60.000 euros, 1.000 euros el primero, 1.500 el segundo y 2.000 el tercer o siguientes; y a partir de 60.000 euros, 500 el primero, 1.000 el segundo, y 1.500 el tercero o más. Estas cuantías se duplicarán en el supuesto de discapacidad del menor.

En el caso de parto múltiple o adopción simultánea, la Junta abonará por todos los nuevos hijos el importe mayor que corresponda. Por ejemplo: una familia del tramo inferior de renta que tuviera trillizos percibiría 7.500 euros, 2.500 por cada nacido.

OTRAS NOTICIAS