Guillermo Plaza o cómo generar conflictos permanentemente

Guillermo Plaza Ilustre Colegio de Abogados de Burgos (Diciembre 2020)

El decano del Colegio Oficial de Abogados de Burgos, Guillermo Plaza, se ha confirmado como totalmente incapaz de liderar al colectivo de letrados burgaleses y se ha instalado en una posición que acarrea conflictos permanentes y lleva al desprestigio de la entidad a la que representa.

El último ejemplo de su pésima gestión es el conflicto abierto con los funcionarios judiciales, que acusan a Plaza de «cobarde», después de que se haya posicionado del lado de los jueces y haya lanzado no pocas críticas contra el colectivo funcionariado.

Los representantes de los empleados públicos le acusan de romper las relaciones labores entre los diferentes eslabones que son a todas luces necesarias para el correcto desarrollo del sistema y creen que Guillermo Plaza se ha colocado en una posición elitista desde la que no es consciente de la realidad.

Una realidad que sólo puede conocerse desde las sedes judiciales, unas que desconoce el decano del Colegio, según los sindicatos, ya ni si quiera las pisa.

El conflicto abierto se vincula directamente a unas declaraciones realizadas por el presidente de los letrados burgaleses, en las que responsabilizada a los funcionarios de entorpecer la recuperación de la normalidad en los juzgados.

Plaza no se quedó ahí y sostuvo que los funcionarios hacen gala de deslealtad con la institución a la que representan, al no querer acudir a trabajar para recuperar dicha normalidad.

Los representantes de los empleados públicos lo tienen claro y las declaraciones de Guillermo Plaza provienen de alguien que desconoce cómo se trabaja en los juzgados y las condiciones de muchos de ellos. Y es que aseguran que en muchos espacios no se cumplen las distancias mínimas de seguridad determinadas por la autoridad sanitarias en el marco de la pandemia.

La irresponsabilidad del decano de los abogados, que ha provocado uno de los mayores escándalos de los colegios oficiales del territorio nacional por sus decisiones respecto al turno de oficio, no se queda ahí y con sus declaraciones trata de quebrar y sesgar las relaciones entre jueces, letrados y fiscales.

También demuestra, una vez más, su desconocimiento del funcionamiento de la Administración judicial y su falta de capacidad para gestionar una situación como la actual, marcada por la coyuntura del estado de alarma.

Y es que mientras se dedica a acusar a los empleados públicos de bloquear y tratar de paralizar el sistema, éstos se defienden asegurando que ellos sí han estado trabajando en estas semanas en los juzgados de paz y órganos judiciales de la provincia, en muchas ocasiones sin disponer siquiera de los equipos de protección necesarios y obligatorios ante la crisis sanitaria.

Los funcionarios recuerdan que el atasco que experimentan los juzgados se corresponde, precisamente, con la coyuntura actual y la paralización de plazos decretada por el Consejo General del Poder Judicial.

Por ello, acusan a Guillermo Plaza de mentir, una vez más, y de quebrantar un equilibrio judicial que se antoja a todas luces necesario.

loading...