¿Filtró el Espíritu Santo el acuerdo de presupuestos a Diario de Burgos?

Pasaban cinco minutos de las diez y media de la mañana. Hora a la que los grupos municipales del PSOE y Ciudadanos habían citado a los medios de comunicación para volver a contar lo que «alguien» ya había filtrado dos días antes a Diario de Burgos.

El alcalde Daniel de la Rosa entraba en el Salón Rojo del Teatro Principal acompañado por el portavoz de Ciudadanos, Vicente Marañón, el Vicepresidente de la Diputación Provincial, Lorenzo Rodríguez y el procurador de Ciudadanos por Burgos, José Ignacio Delgado. Antes de dirigirse a la mesa donde se encontraba el acuerdo entre ambos grupos, el alcalde se detiene y estrecha la mano con un periodista y solo con uno, casualmente, porque todo es fruto de la casualidad, con el profesional que firmó la noticia que avanzaba el acuerdo entre ambos grupos.

El alcalde saluda a un periodista antes de presentar el acuerdo de presupuestos
El alcalde saluda a un periodista antes de presentar el acuerdo de presupuestos

Al término de la exposición de ambos portavoces llegaba el turno de preguntas y esta casa, Canal 54, fue el único medio que se atrevió a preguntar por la filtración que provocó que Diario de Burgos supiera antes que nadie los términos del acuerdo. Una filtración que no sentó bien a ningún medio de comunicación, ni tal si quiera a trabajadores del propio Grupo Promecal. Y el alcalde volvió a negar la evidencia. «Te puedo asegurar que por nuestra parte no ha habido ningún tipo de filtración», soltó De la Rosa asegurando que el acuerdo se alcanzó horas después de la publicación en el diario de Michel. El matiz de las horas no buscaba solo escurrir el bulto de la filtración, sino librar a su portavoz de la mentira sin sentido que contó a los medios de comunicación hacía, en ese momento, 24 horas.

Pues si ningún miembro de Ciudadanos, del PSOE ni del Equipo de Gobierno ha llamado a Diario de Burgos y le ha dado los datos concretos del acuerdo de presupuestos, solo queda pensar que el periodista en cuestión llamó al teléfono de alguna bruja echadora de cartas o que el Espíritu Santo bajó hasta el edificio Promecal para conceder una exclusiva, otra más, al periódico del expresidiario.

Lamentablente el mundo no funciona así y nadie se chupa ya el dedo. Una vez más es vergonzoso el trato de favor que desde el Ayuntamiento de Burgos, hoy con el PSOE a la cabeza y en otros momentos con el PP, se le dispensa a un medio de comunicación en concreto, despreciando así a todos los burgaleses que eligen otras opciones para informarse.