Faseando

Felipe Mozos
Felipe Mozos

por Felipe Mozos Soto

No sé si me tengo que poner contento o no, el pasado martes me hicieron la prueba del covid-19, la prueba buena, en la que te sacan sangre y te dicen si tienes o has tenido el bicho dentro de ti.

Contra todo pronóstico el resultado ha sido; que estoy más sano que una manzana y que el virus por ahora no ha decidido alojarse en mí.Y así todos los compañeros que nos sometimos a los deseos de la vampiresa que nos sacó un tubo de sangre por cabeza, de lo cual no sé si debo alegrarme. El mejor resultado habría sido que me dijesen que ya lo he pasado, que he generado anticuerpos y no me he enterado.

De ese modo sería inmune a la enfermedad, aunque también es cierto que ni los científicos saben cuánto tiempo de prebenda te da el hecho haber pasado el covid. Así que seguiremos cuidándonos e intentando no contagiarnos, para no contagiar.

El uso de mascarillas se hizo obligatorio ayer para mayores de seis años en lugares cerrados y también en espacios abiertos donde no se pueda mantener la distancia de seguridad de dos metros con los paseantes y de seis si es entre los corredores.

Hoy estamos de buena nueva, ya que parece esta vez el gobierno regional sí solicitará el paso a fase uno de toda la comunidad y a fase dos a aquellas áreas sanitarias que ya disfrutaban de los alivios de la primera fase .

En realidad no cambia tanto el panorama, pero tener alguna terraza abierta donde disfrutar de un piscolabis seguramente sea un alivio, aunque muchos de los hosteleros ya han advertido que en esta fase no podrán abrir por no serles rentable económicamente.

En principio los parques y zonas comunes en urbanizaciones como pistas deportivas y zonas de juegos infantiles se podrán empezar a usar.

También los juegos más o menos individuales como tenis ( si no es a parejas), golf, atletismo. No están permitidos los deportes de contacto colectivos ni los deportes de agua. Yo la verdad es que un partido de padel si que me echaba, pero claro como tampoco puede ser a parejas quizás me espere otros quince días no sea que me canse demasiado.

Lo más relevante de la fase uno es que nos da posibilidad de movernos por la provincia, por lo que se espera una desbandada de gente hacia zonas rurales, muchos para quedarse con vuelta incierta, si como se prevé, hay un rebrote al final de verano.

Conozco a muchos matrimonios jubilados e incluso más jóvenes y con hijos que han decidido irse al pueblo sine die. En el caso de los jubilados vuelven a sus añorados orígenes y en el de los matrimonios más jóvenes lo tendrán que complementar con el trabajo, pero consideran que estando en el pueblo tienen menor peligro y mayor libertad y sus hijos también van a poder disfrutar más que en la ciudad.

Esta tarde un vecino venia de hacer una compra que casi no le cabía en el coche, y me decía que era precisamente para irse el mismo lunes al pueblo y no volver en meses, no les digo más me ha deseado felices pascuas por si no nos vemos…

Nuestra provincia es maravillosa por sus paisajes y por sus gentes, esperemos que reine la responsabilidad y que “los forasteros” que se vayan a los pueblos sigan respetando el distanciamiento social para no crear problemas.

La semana que viene, si pasamos de fase, ya estarán permitidas las reuniones de hasta diez personas siempre y cuando se respete la distancia de dos metros. Así que en la mayoría de las casas no nos podremos reunir en un salón más de cinco personas.

Las visitas a familiares y amigos son lo más esperado, quizás no podamos abrazarnos ni darnos unos besos, pero tenernos a dos metros después de tanto tiempo será sin duda un gran motivo de alegría.

Los abuelos verán a sus nietos e hijos y tendrán que evitar por todos los medios pegarles el achuchón que tanto desean.

Así que ya saben, besos al aire y felicidad por verles a todos bien. Lo que se hace esperar acaba sabiendo mucho mejor, así que guarden esos besos y esos abrazos para dentro de otro mes por lo menos cuando podrá darlos sin miedo y los disfrutará mucho más.

loading...