ARCHIVADO EN

Estudian cómo la gestión eficiente del riego mejora la calidad de las uvas de la Ribera del Duero

Viñedos Uvas Vino

El Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León ha desarrollado un proyecto encaminado a estudiar cómo influyen las frecuencias y periodos de riego en el cultivo y mejorar de la variedad de uvas tempranillo.

Por ello, en los últimos 3 años, se han estado estudiando varios factores asociados al riego, sacando conclusiones significativas para mejorar la producción de esta variedad. Unos estudios que se han realizado en la Denominación de Origen Ribera del Duero.

Por un lado, se está analizando cómo influye la frecuencia y los periodos de riego en el desarrollo de la planta. Se han aplicado, en este sentido, tres tipos de tratamientos experimentales para estudiar qué ventajas aporta cada uno de ellos. Eso sí, es determinante el tipo de suelo, a la hora de elegir la mejor estrategia en cada caso.

Además, otro de los aspectos estudiados es la disponibilidad de agua en la época de brotación. Para esto se han trabajado simulaciones con inviernos muy lluviosos. Existe una parte del sector vitivinícola que considera que en verano los viñedos no precisan de riego. Sin embargo, el estudio ha arrojado luz al respecto evidenciando que las características del suelo pueden ser claves para que la planta se resienta o no durante los meses de verano, en función de si previamente han recibido o no suficiente agua.

Junto con estas pautas, se han realizado estudios asociados al sombreo. El aumento de temperaturas previas al verano, hace que se adelante la maduración causando efectos adversos en la calidad de la uva. Por ello, se trabaja desde el citado Instituto para instalar un sistema de soporte para aportar sombras a la parte basal del dosel, que permita regular y contrarrestar los excesos térmicos en la zona de racimos de la cepa.

Este estudio está englobado en el marco de un proyecto nacional, financiado por la Agencia Estatal de Investigación.

ARCHIVADO EN
OTRAS NOTICIAS