El último temporal de lluvia y viento deja tras de sí la calma

El último temporal de lluvia y fuertes rachas de viento que ha azotado a la provincia de Burgos en los últimos días dejará tras de sí la calma. Si las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología se cumplen, esta semana estará marcada por la estabilidad climatológica en la provincia.

Las lluvias y el viento, que darán sus últimos coletazos a lo largo de esta jornada, dejarán paso al sol y a un ascenso generalizado de las temperaturas. En la capital burgalesa, se esperan máximas de trece o catorce grados en los próximos días y mínimas que oscilarán entre los cuatro y los siete grados.

En el resto de la provincia, la situación será muy similar, pudiéndose alcanzar incluso los 17 grados a lo largo de esta semana. Los valores mínimos también abandonarán su carácter negativo para tornarse hacia los cuatro o cinco grados.

El viento, por su parte, mantendrá rachas de hasta 20 kilómetros por hora pero su componente sur contribuirá a un aumento de la sensación térmica.