El turismo rural resiste en Burgos

A lo largo de las últimas décadas, la provincia de Burgos ha conseguido posicionarse como uno de los destinos turísticos más demandados en nuestro país, tanto por turistas nacionales como a nivel internacional (especialmente a escala europea). De hecho, esta evolución se debe principalmente a una estrategia desarrollada en conjunto por la administración pública y el sector privado, que impulsan iniciativas comunes con el objetivo de aprovechar al máximo las oportunidades geográficas y climáticas de la región.

Gracias a ello, Burgos se convierte en uno de los destinos más demandados dentro del turismo rural, gracias a unas condiciones privilegiadas que permiten alargar las estancias y diversificar las distintas temporadas turísticas. Así, se genera una relación de 360º con los visitantes, que ven cumplidas sus expectativas y suelen volver para disfrutar de otras zonas de la provincia en las que no hayan estado hasta el momento.

Por lo tanto, no es de extrañar que las últimas cifras recogidas por Turalbur (Asociación de Turismo Rural de Burgos) reflejen que en Burgos se ha mantenido durante este verano una ocupación similar a años anteriores, algo que no ha sucedido en otras provincias de nuestro país. De este modo, se demuestra el poderío de una región que ha superado el 60 % de ocupación media en sus alojamientos, unos datos muy positivos que se traducen en optimismo de cara a los próximos meses.

La diversificación de la oferta, una estrategia que proviene de la industria del ocio y que genera buenos resultados

Sin embargo, esta especialización en el turismo rural no es lo único que caracteriza la fortaleza de esta industria en la provincia de Burgos, ya que al mismo tiempo ha apostado por la diversificación como principal estrategia para diferenciarse. Por consiguiente, en la región se combina la naturaleza con otros aspectos imprescindibles como la gastronomía, la cultura o el turismo deportivo, que se complementan a la perfección ofreciendo unas experiencias únicas a los viajeros.

Eso sí, esta planificación no es exclusiva de la provincia castellanoyleonesa, sino que ha adaptado los aciertos de la industria del ocio y el entretenimiento a lo largo de los últimos años. Así, compañías dedicadas a las plataformas de streaming, el e-Commerce o el juego online llevan años diversificándose para superar a otros competidores tradicionales, tal y como se puede observar en la gran variedad de títulos en VegasSlotsOnline, con más de 10 000 slots gratis. Además, también ofrecen opciones de tragamonedas con dinero real o gratis y sin bonos sin depósito.

De esta manera, este tipo de empresas se han convertido en los pilares fundamentales dentro de la industria del ocio y el entretenimiento, gracias a que llaman la atención de nuevos perfiles de usuarios de forma recurrente. Además, esto permite que otros sectores se fijen en estos nuevos modelos de negocio, adaptándolos con éxito a sus respectivos objetivos y consiguiendo resultados muy positivos a medio plazo.

La sostenibilidad, una nueva meta que pretende mantener el número de visitantes, pero aumentar los beneficios de las estancias

Finalmente, merece la pena señalar que la sostenibilidad se ha posicionado como el próximo gran objetivo en la provincia de Burgos, por lo que se espera que la región apueste sin reparos por las energías renovables y las innovaciones tecnológicas a lo largo de esta década. De hecho, la intención de esta reconversión es mantener la cantidad de turistas que nos visitan, sin centrarnos en el crecimiento constante, para tratar de mejorar la percepción de calidad e impulsar los beneficios de las estancias.

Gracias a ello, el turismo rural seguirá resistiendo en Burgos, mientras que se va descentralizando y diversificando para mantener un impulso constante durante los años venideros. Asimismo, la región podrá mantener durante un mayor periodo de tiempo sus principales atractivos naturales y culturales, alejándose de una masificación que está destinada al fracaso.