El Supremo recuerda que no hay «forma directa ni por sustitución» de devolver el derecho de circulación privado

Exterior de las Cortes de Castilla y León
Exterior de las Cortes de Castilla y León

El auto dictado este martes por el Tribunal Supremo supone una paradoja, en sí mismo, en uno de sus argumentarios.

Y es que, recuerdan los magistrados que «no es posible reponer el derecho a la libertad de circulación afectado, ni de forma directa ni por sustitución, máxime cuando se trata de una limitación generalizada». Dicho de otra forma, el derecho cercenado por el Gobierno de Fernández Mañueco ¿cómo se le devuelve a los ciudadanos?

El argumento es cierto y tan aplicable a la Junta de Castilla y León como al Tribunal Supremo, que además de los plazos habituales se ha tomado otra semana más en responder y adoptar una medida cautelar como la que nos ocupa.

No es balí. Del mes que los castellano y leoneses hemos tenido recortado nuestro legítimo derecho de movilidad, un 25% corresponde a la tardanza del Tribunal Supremo en contestar.